• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
La empresa y su máximo representante están vinculados a otras entidades depredadoras del medio ambiente.

La empresa y su máximo representante están vinculados a otras entidades depredadoras del medio ambiente. | Foto: Black Rock

Publicado 19 octubre 2020


Blogs



El magnate es un claro ejemplo de lo que representan los oligopolios estadounidenses para ese país y el mundo.

Uno de los candidatos a integrar un eventual equipo de Gobierno bajo la administración de Joe Biden es Larry Fink, director ejecutivo de la empresa de gestión de activos más grande del mundo, Black Rock. Según se ha dicho, Biden le habría ofrecido el puesto de secretario del Tesoro.

LEA TAMBIÉN

Pelosi da ultimátum a Trump para acordar paquete de rescate

Aunque también se dice que Fink no está interesado en incorporarse al llamado del candidato demócrata, la analista Nancy Mancias, Code Pink, evaluó lo que esta convocatoria representa.

“Es realmente revelador de cómo los políticos y candidatos estadounidenses se acercan a los ejecutivos de Wall Street. Tener a Larry Fink en un administración de Biden sería desastroso …” consideró Mancias.

Entre las razones para sustentar su calificativo, Mancias citó que “bajo el liderazgo de Fink, Black Rock se está beneficiando del sufrimiento de las economías mundiales, y está explotando la Covid-19 para consolidar aún más su poder global”.

“La administración trump otorgó a blackrock un asiento en la mesa de rescate y se beneficiará de la actual crisis económica. Black Rock está al frente de algunos programas de rescate de Estados Unidos”, agregó.

Mancias también se refirió a la cuestión ambiental y al impacto de Black Rock en la misma. “Aunque Black Rock dice que se enfocará en la sustentabilidad ambiental, continúa invirtiendo en empresas que cortan y queman los pulmones del planeta”, dijo.

“Black Rock está sacando provecho de la destrucción de la Amazonía, invirtiendo millones en petróleo, minería y agroindustrias que no sólo destruyen a las selvas tropicales, sino que desplazan a las comunidades indígenas”, agregó.

Otras cuestiones explicadas por Mancias fueron que “Black Rock decidió invertir su dinero en la empacadora de carne brasileña JBS, otra empresa que contribuye a la deforestación. Larry Fink, continúa las relaciones comerciales con el príncipe heredero saudí, quien es responsable de liderar una guerra en Yemen, encarcelar a activistas por los derechos de las mujeres y el asesinato del columnista del Washington Post, Jamal  Khashoggi”.

“Finalmente, dijo Mancias, Black Rock invierte en General Dynamic, un fabricante de armas de EEUU que ha firmado un contrato con el Gobierno de EEUU para brindar ´servicios sociales´ a los niños migrantes recluidos en prisiones privadas de Estados Unidos”.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.