• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
A Chile todavía le queda disputar un partido más contra la débil Tailandia.

A Chile todavía le queda disputar un partido más contra la débil Tailandia. | Foto: EFE

Publicado 17 junio 2019





Esta selección pasó de no figurar en el ránking FIFA en 2015 a meterse en el Mundial. Lo consiguió porque finalizó en el segundo lugar en la Copa América 2018, un torneo en el que sólo perdió contra Brasil, el rey del continente.

En mayo de 2017 la selección femenina de fútbol chileno comenzó a reescribir su historia. Pese a que se trata del primer país sudamericano que tiene registros de mujeres jugando al fútbol -desde la década de 1920-, este equipo tuvo que renacer del abandono. La Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) había dejado a las mujeres futbolistas sin competencias: el combinado nacional había desaparecido del ranking FIFA.

LEA TAMBIÉN:
Costa Rica y Haití se presentan con éxito en Copa Oro

En el Parque de los Príncipes y ante 45 mil personas, La Roja perdió este domingo contra Estados Unidos, la mejor selección del momento, ganadora de tres Copas del Mundo y gran candidata a quedarse con el título aquí, en Francia.

Fue la segunda caída de un seleccionado aguerrido después del 2 a 0 sufrida contra Suecia, otra potencia. Sin embargo, pese a estas derrotas, este equipo está haciendo historia. ¿Por qué? Si Chile retornó del olvido fue por sus propias jugadoras. En 2017, cuando los varones no lograron la clasificación al Mundial de Rusia, estas mujeres volvieron a la competencia.

Sucedió después de la creación de un sindicato de futbolistas, la Asociación Nacional de Jugadoras de Fútbol (ANJUFF), un impulso de la exseleccionada Iona Rothfeld, que sirvió para sacar del letargo a la ANFP.

Rothfeld, que actualmente juega en el fútbol universitario de Estados Unidos, es la presidenta de la ANJUFF. Fue ella quien reunió a sus compañeras y ex compañeras para generar el cambio. Juntas presionaron a los dirigentes.

Desde el sindicato, las futbolistas reclamaron. En 2017 regresaron al mapa del fútbol. En un partido preparatorio para la Copa América del año siguiente disputado en el Estadio Nacional de Santiago La Roja superó a Perú 12 a 0. La goleada estuvo acompañada por un apoyo masivo del público local: 10 mil personas asistieron para ver a las mujeres.

Fue el puntapié inicial de una nueva historia, de un recorrido que no era nuevo. En Chile, la primera evidencia de un equipo femenino se puede encontrar en el Museo Histórico Nacional. Ahí, una fotografía de 1900 identifica al Team Santiago de la Escuela Normal de Talca, según una investigación de los historiadores estadounidenses Brenda Elsey y Joshua Nadel, un trabajo publicado en el libro “Futbolera. Una historia de mujeres y deportes en América Latina”. 

Aquella imagen es la piedra fundamental de este equipo que tiene como figura a la arquera y capitana, Christiane Endler, que juega en el Paris Saint-Germain de Francia, una de las mejores Ligas del mundo. Una portera que voló y salvo remates clave contra Estados Unidos y que también es parte de las actividades de ANJUFF para mejorar la realidad del fútbol en Chile.

Esta selección pasó de no figurar en el ránking FIFA en 2015 a meterse en el Mundial. Lo consiguió porque finalizó en el segundo lugar en la Copa América 2018, un torneo en el que sólo perdió contra Brasil, el rey del continente. Ese torneo se jugó en las ciudades de La Serena y Coquimbo, y fue acompañada por un récord de fanáticas y fanáticos.

Antes del encuentro de este domingo contra Estados Unidos, en las inmediaciones del estadio, Carolina, una fanática que llegó a París desde Concepción, se mostró emocionada: “Para nosotras estar aquí jugando el Mundial representa salir adelante, el esfuerzo. Nuestras jugadoras son trabajadoras, son madres, son estudiantes, se esfuerzan. Están dando todo en la cancha. ¡Vamos por los derechos de las mujeres, de todas las futbolistas!”.

Analía, de Valdivia, habló en la misma sintonía: “Yo quise jugar y me encontré con varios de los inconvenientes que tienen las chicas ahora, el mensaje de que las mujeres no podíamos. Eso de que no debíamos. Estas jugadoras dejaron atrás los prejuicios. Se lo merecen, por eso estamos acá apoyando”.

Más allá de las derrotas, estas jugadoras saben que ganaron. Conquistaron derechos, se metieron en la agenda de su propia Asociación, demostraron que necesitan desarrollo e inversión porque potencial hay. Además, generaron que las niñas de Chile deseen ser futbolistas como ellas. Que puedan mirarlas por la televisión, admirarlas por el tesón y el esfuerzo, pero también por la calidad de juego. Endler, la arquera, fue elegida la mejor del partido por sus atajadas. Vaya a saber cuántas Endler depara el futuro.

A Chile todavía le queda disputar un partido más contra la débil Tailandia. Después de plantarse ante Suecia y Estados Unidos, pueden lograr algo más: sueñan con clasificarse a la próxima ronda como las mejores terceras de este Mundial, un lugar al que pueden acceder sólo cuatro equipos.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.