• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Centrales sindicales y movimientos sociales han rechazado las intenciones del Gobierno de Jair Bolsonaro de privatizar servicios públicos.

Centrales sindicales y movimientos sociales han rechazado las intenciones del Gobierno de Jair Bolsonaro de privatizar servicios públicos. | Foto: CUT

Publicado 14 febrero 2020





Los movimiento sindicales en conjunto con los movimientos sociales comienzan el año 2020 con protestas y paros contra las políticas del mandatario ultraderechista Jair Bolsonaro. 

Centrales sindicales y movimientos sociales de Brasil protestaron este viernes en las sedes del Instituto Nacional del Seguro Social (INSS) en diferentes estados del país contra las políticas del Gobierno de Jair Bolsonaro que ponen en riesgo los beneficios garantizados por la ley de los trabajadores. 

LEA TAMBIÉN : 

Trabajadores de Petrobras cumplen 12 días de huelga 

Las centrales sindicales protestaron por el desmantelamiento de la seguridad social en Brasil. Aseguran que el INSS está sumergido en una gran crisis que afecta a gran cantidad de brasileños, ante la demora de aprobación de solicitudes de pensión, jubilación, seguro de desempleo y licencia de maternidad.

Señalan que, anteriormente, los lapsos de espera por la aprobación de estos trámites eran de 20 minutos y actualmente superan un mes.

 

En los últimos años, la cantidad de trabajadores del INSS se redujo de 33.000 a 23.000; mientras que dos millones de beneficiarios esperan por la aprobación de los trámites. 

El Gobierno de brasileño ha implementado la contratación de exmilitares para desempeñarse en la institución, además, anunciaron la convocatoria a funcionarios retirados.

Los sindicalistas denuncian que la intención del Gobierno de Bolsonaro es digitalizar el proceso, pero advierten que no toda la población tiene acceso a ordenadores e internet.
 

La secretaria general de la Central Única de Trabajadores de Brasil (CUT), Carmen Foro, destacó que los trabajadores están "luchando contra la retirada de la población del derecho de acceso a los servicios públicos”.

Mientras, la exministra de Desarrollo Social y Lucha contra el Hambre durante Gobierno de Dilma Rousseff, Tereza Campello, calcula que existen medio millón de brasileños en extrema pobreza y sin ayuda del Gobierno de Bolsonaro. Precisó que la actual administración “pasa a la historia con el período más largo de baja cobertura (social)”.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.