• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Guerras, pandemia, el clima, las plagas y la falta de solidaridad humana son las causas identificadas por la ONU como causantes de esta nueva ola de hambre.

Guerras, pandemia, el clima, las plagas y la falta de solidaridad humana son las causas identificadas por la ONU como causantes de esta nueva ola de hambre. | Foto: EFE

Publicado 23 marzo 2021


Blogs



El estudio refiere que son de esperarse cifras devastadoras de hambre, de no adoptarse medidas de inmediato.

Más de 34 millones de personas de todo el mundo viven en situación de inseguridad alimentaria aguda, a un paso por tanto del hambre crónica, según un informe del Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en el que alerta del previsible aumento de este escenario de hambre en más de una veintena de países si no se toman medidas de forma "urgente".

LEA TAMBIÉN:

ONU celebra Día Mundial del Agua

Ambas organizaciones advierten de la preocupante situación en el norte de Nigeria, Yemen y Sudán del Sur y señalan que en algunas zonas de estos dos últimos países hay áreas donde la población está ya en condiciones equiparables a la hambruna.

En el caso de Sudán del Sur, algunas zonas del estado de Jonglei llegaron al límite ya en octubre y noviembre de 2020 y la ONU prevé que la situación persista pese a la temporada de escasez que se prevé entre abril y julio. Así, más de siete millones de personas podría sufrir inseguridad alimentaria aguda, 700.000 más que en el mismo periodo del año pasado, con 100.000 de ellas en el denominado "nivel de catástrofe".

La perspectiva tampoco es halagüeña para el caso de Yemen, debido a la persistencia del conflicto, el colapso económico y los bloqueos a la ayuda humanitaria. En las regiones de Al Jawf, Amran y Hajjah, se prevé que en junio haya hasta 47.000 personas en situación extrema, 16.000 más que en el último trimestre de 2020.

"El riesgo de hambruna en Yemen está aumentando", señalan la FAO y el PMA en su informe, en el que estiman que más de 16 millones de personas padecerán inseguridad alimentaria aguda en la primera mitad del año, unos tres millones más que a finales de 2020.

En el norte de Nigeria, la temporada de escasez que se atisba entre junio y agosto amenaza con casi duplicar los niveles de inseguridad alimentaria aguda, por encima incluso de los 1,2 millones de afectados y, en general, unos 13 millones de personas pasarán hambre si no mejora la asistencia.

Entre las causas identificadas por la FAO y el PMA como canalizadoras de la situación, están los conflictos u otras formas de violencia, como los que asolan Afganistán, República Centroafricana, Sahel Central, Etiopía, norte de Nigeria, norte de Mozambique, Somalia, Sudán del Sur y Sudán.

Otras son la pandemia de Covid-19, los fenómenos climatológicos impulsados por le calentamiento global, los brotes de langostas del desierto en África oriental y en la costa del Mar Rojo; y las posibilidades cada vez más restringidas en algunos países para que la ayuda humanitaria llegue a los necesitados.

Las dos dependencias de la ONU enunciaron, de igual forma, que estas mismas causas acarrearán datos devastadores en cuanto a la hambruna, de no tomarse medidas urgentes a escala internacional.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.