• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El enfrentamiento entre el presidente y el Parlamento han caracterizada el primer año de gestión de Bukele.

El enfrentamiento entre el presidente y el Parlamento han caracterizada el primer año de gestión de Bukele. | Foto: @PresidenciaSV

Publicado 1 junio 2020



Blogs



Las declaraciones de Nayib Bukele caldean la complicada relación entre la Asamblea y la Corte Suprema de Justicia con los que ha mantenido impases durante el primer año de su Gobierno.

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, advirtió este domingo a la Asamblea Legislativa y a la Corte Suprema de Justicia  que podría utilizar sus fondos para atender la emergencia de la Covid-19 y  la tormenta tropical Amanda.

LEA TAMBIÉN:

Presidente salvadoreño vetará ley de emergencia por coronavirus

Bukele también dijo que no reconocería cualquier decreto que intente revertir esta acción, en caso de no recibir el dinero gestionado con bancos internacionales.
 
"Tenemos dos emergencias nacionales, quieran o no quieran, es la realidad y ante la realidad no hay sentencia de la Sala de lo Constitucional (de la Corte Suprema) que valga, no hay decreto de los diputados que valga", dijo el mandatario en conferencia de prensa.

 
Nayib Bukele, quien este 1 de junio cumple un año al frente de El Salvador afirmó que "si tenemos que suspender los pagos a la Asamblea Legislativa, a la Corte Suprema de Justicia, pues lo vamos a suspender para poder dirigir ese dinero al pueblo".

 
"Que no digan que no se puede, que lo intenten", apuntó Bukele y aseguró que "sus decretos serán de nulidad absoluta".
 
El Congreso de El Salvador autorizó al Gobierno la gestión de 3.000 millones de dólares para atender la pandemia de la Covid-19, de los que ya solicitó la ratificación de 389 millones de dólares.
 
Bukele acusa a la Corte Suprema y a la Asamblea Legislativa de supuestamente retirarle facultades para afrontar la pandemia del nuevo coronavirus.

 
Las declaraciones del presidente caldean aún más la complicada relación entre órganos de Estado con los que ha mantenido impases durante el primer año de su Gobierno.
 

Primer año de gestión de Nayib Bukele 

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, cumple su primer año de gobierno con una imagen fortalecida por el combate a la violencia criminal, y con duras críticas a su estilo, calificado de “autoritario” por opositores y analistas.
 
“Desde mi visión ha sido una gestión autoritaria, opaca, irrespetuosa de la legalidad y desastrosa de la gestión pública”, dice Jeannette Aguilar, investigadora Independiente, que hace estudios para organismos internacionales incluida la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos. 
 
La oenegé Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades) indicó que el primer año de gestión del presidente Bukele se caracterizó por el deterioro de las condiciones de gobernabilidad democrática, como consecuencia de la confrontación entre el Ejecutivo y el Legislativo”, añadió la organización.

 
Fusades citó la “militarización” de la Asamblea Legislativa (Parlamento) , en referencia a la incursión de Bukele al Congreso con miembros de las fuerzas armadas el 9 de febrero, para presionar por la aprobación de un préstamo orientado a respaldar su estrategia de seguridad.
 
El enfrentamiento del presidente y el Parlamento desencadenó una crisis institucional sin precedentes y planteó dudas sobre la vocación democrática del presidente, según Fusades. 
 
“Ha sido una gestión autocrática que ha tratado de imponer a fuerza su propia voluntad”, sostuvo Aguilar, quien consideró que en un año Bukele “ha llevado a un retroceso de unos 20 años de avances institucionales y democráticos”.
 
El mandatario se quejó luego de que la Asamblea Legislativa se negara el 14 de mayo a prorrogar el estado de emergencia por la pandemia de la Covid-19, y de que la Corte Suprema de Justicia invalidará dos de sus decretos ejecutivos.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.