• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Los manifestantes exigen al Ejército que permita la vuelta a la democracia.

Los manifestantes exigen al Ejército que permita la vuelta a la democracia. | Foto: Twitter @IramsyteleSUR

Publicado 6 marzo 2021


Blogs



En Rangún, la antigua capital y la ciudad más poblada, los manifestantes fueron repelidos por las fuerzas de seguridad.

Miles de manifestantes levantaron este sábado barricadas en todas las carreteras hacia las ciudades más importantes de Myanmar, comenzando por su centro económico, Rangún, en un nuevo día de protestas contra las autoridades militares del país.

LEA TAMBIÉN:

Represión en Myanmar suma una nueva víctima mortal

En Rangún, la antigua capital y la ciudad más poblada, los manifestantes fueron repelidos por las fuerzas de seguridad con gases lacrimógenos, mientras que también se organizaron marchas en Lashio, en el noroccidental estado de Shan.

La Policía se ha desplegado en los puntos más concurridos de las barricadas, levantadas con sacos de arena, donde ha lanzado gases lacrimógenos y balas de goma contra los concentrados, según los testigos.

También se informó de movilizaciones en Myitkyina, la capital del norteño estado de Kachin; en Myeik, en el extremo sur del país, donde la policía disparó gases lacrimógenos contra estudiantes, y en Dawei, en el suroeste, donde también se usaron gases lacrimógenos. 

Además, los inconformes salieron a la calle en Kyaikto, en el estado oriental de Mon; en Loikaw, la capital de la región de Kayah, también en el este, y en Myingyan, una ciudad que registró un fallecido el miércoles.

En Naipyidó, la capital, los manifestantes sostenían carteles en los que se leía "No aceptamos el golpe militar" con una imagen de armas rotas y pisaban las fotos tiradas al suelo del jefe golpista de la junta, Min Aung Hlaing.

Las protestas de este sábado se producen después que la enviada especial de la ONU para Myanmar , Christine Schraner Burgener, compareció ante el Consejo de Seguridad y solicitó fortaleza y rapidez para "detener la violencia y restaurar las instituciones democráticas en la antigua Birmania".

La enviada de la ONU, quien aseguró que hasta el momento han muerto unos 50 "inocentes y manifestantes pacíficos", insistió en que hay informes confirmados de que muchas de estas muertes se han producido por armamento real, lo que se considera una violación de los derechos humanos.

"El uso de fuerza letal contra los manifestantes pacíficos contraviene claramente la ley internacional de los derechos humanos", dijo la enviada, cuyo discurso escrito fue difundido por la ONU.

Los manifestantes exigen al Ejército que permita la vuelta a la democracia y reconozca los resultados de las elecciones del pasado noviembre, en las que salió victorioso la Liga Nacional para la Democracia, que ya había ganado con amplia mayoría en 2015.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.