• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El juego de tronos quedaba resuelto 3 mil años después gracias a los exámenes de ADN.

El juego de tronos quedaba resuelto 3 mil años después gracias a los exámenes de ADN. | Foto: Nayara Tardo Azahares

Publicado 17 mayo 2019

El faraón Ramsés III fue degollado, víctima de un complot organizado por Tiyi, una de sus mujeres, y Pentaur, su hijo, por temor a perder los derechos al trono.

Allí, casi que escondida, guardada en uno de los enormes almacenes del icónico Museo de El Cairo, se encuentra la momia más espeluznante y misteriosa que ojos humanos hayan visto.

LEA TAMBIÉN:
Misterios del Antiguo Egipto contado por sus momias (Parte I)

Un rostro, que nada tiene que ver con la expresión durmiente de las demás, refleja dolor, tortura y sufrimiento.

Su cuerpo, envuelto con piel de ovejas, un procedimiento impuro en los rituales de momificación del Antiguo Egipto, suponía una forma de castigo durante el entierro de aquel individuo.

¿Quién se escondía detrás de aquella piel seca, con extrañas marcas en el cuello que mostraban signos de estrangulamiento?

¿Qué horrendo crimen había cometido para merecer tal castigo?

Al realizar el examen de ADN para determinar con certeza a quién pertenecía aquel cuerpo, la sorpresa fue doble para los investigadores.

El Individuo E, como denominaban a aquella momia, pertenecía al joven príncipe Pentaur, hijo del segundo faraón de la dinastía XX y último soberano importante del Imperio Nuevo egipcio, Ramsés III.

Sin embargo, una segunda pista, quizás la más importante, reescribía nuevamente la historia faraónica del país norafricano.

Momia que grita. | Foto: Nayara Tardo Azahares

La verdadera causa de muerte del rey Ramsés III, una de las más polémicas en la historia egipcia, quedaba casi resuelta.

El Papiro Turín, pintado durante la época ramésida, aseguraba que había sido degollado, víctima de un complot organizado por Tiyi, una de sus mujeres, y Pentaur, su hijo, por temor a perder los derechos al trono a favor de otro de los muchos hijos del faraón.

El milenario documento reflejaba también que por esa razón, el príncipe Pentaur, había sido condenado a morir ahorcado y su cadáver secado en sal, cubierto en piel de oveja, y destinado a pasar a la vida espiritual en un eterno sufrimiento.

Después de décadas de especulaciones, ahora quedaba confirmada la hipótesis que desde hace miles años planteaba el Papiro Turín.

Los exámenes de ADN a la famosa y escalofriante “Momia que grita” develaron que esta compartía el mismo linaje parental que la momia del faraón Ramsés III.

“La Momia que grita”, con ese gesto espantoso y agonizante, era el asesino de su padre.

El faraón Ramsés III había muerto de un corte mortal en la garganta.

El juego de tronos quedaba resuelto 3 mil años después gracias a los exámenes de ADN.

Terminamos este número una vez más, dejando a su disposición el ejercicio de la duda para que en nuestro próximo material descubra los misterios del Antiguo Egipto a través de sus momias.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.