• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El Gobierno francés busca prohibir la difusión de imágenes de su fuerza pública interviniendo manifestaciones y protestas.

El Gobierno francés busca prohibir la difusión de imágenes de su fuerza pública interviniendo manifestaciones y protestas. | Foto: EFE

Publicado 2 diciembre 2020


Blogs



Durante el hecho evaluado, un policía ocasionó la muerte de una persona al dispararle a la cara una bomba lacrimógena.

Un informe publicado por el equipo Disclosure and Forensic Architecture (Revelaciones y Arquitectura Forense), reveló que la muerte en Francia de la ciudadana Zineb Redouane el 2 de diciembre de 2018 se produjo en condiciones de responsabilidad del agente de policía que le disparó.

LEA TAMBIÉN

Senado francés suspende discusión sobre nueva ley de seguridad

Redouane, de 80 años de edad, se encontraba en el balcón de su vivienda el día anterior a su fallecimiento, en momentos en que transcurría una protesta del movimiento “Chalecos Amaillos”. En esa ocasión, recibió el impacto de una bomba lacrimógena en pleno rostro, que le ocasionó una herida en la frente que derivó en la pérdida de su vida, aproximadamente 24 horas después, en una instalación hospitalaria.

La investigación oficial del hecho concluyó que el disparo del oficial se había producido cumpliendo con todos los parámetros establecidos para el empleo del equipo antidisturbios. Sin embargo, el análisis independiente efectuado por Disclosure and Forensic Architecture lo contradice.

Con el empleo de imágenes publicadas de aquella jornada, así como mediciones en el lugar del suceso, documentos inéditos y un modelo tridimensional de los acontecimientos, los investigadores concluyeron que el agente de policía, cuya identidad aún no ha sido revelada, observó durante varios minutos el panorama, de lo que se deriva que el mismo tuvo ocasión suficiente para evaluar el alcance de su acción.

Asimismo, la distancia entre el oficial y su víctima era de aproximadamente 40 metros, mientras la lanzadera de bombas lacrimógenas tiene un alcance de unos 100 metros, siendo así que podía percatarse de que el disparo en cuestión tendría efectos devastadores, pese a lo cual, apuntó y disparó contra Redouane, aunque esta se encontraba en su vivienda.

El informe salió a la luz en un contexto en que el Gobierno trata de implementar una ley que prohíbe la difusión de imágenes y videos de la fuerza pública en momentos en que enfrenta disturbios y protestas.

Los franceses protestan tratando de impedir la aprobación de este proyecto, que acarrearía la imposibilidad de sacar a la luz resultados como el que acaba de aportarse en el caso de Zineb Redouane.

Este lunes el Gobierno propuso la reescritura total del artículo que prevé sanciones para aquellos que difundan imágenes de la fuerza pública interviniendo manifestaciones y disturbios, como forma de aplacar las protestas del pueblo. Sin embargo, los franceses exigen la retirada total del proyecto, por considerarlo contrario a sus derechos fundamentales.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.