• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Este es el primero de varios juicios que tiene pendientes el exmandatario francés, relacionados con hechos de corrupción.

Este es el primero de varios juicios que tiene pendientes el exmandatario francés, relacionados con hechos de corrupción. | Foto: EFE

Publicado 23 noviembre 2020


Blogs



El expresidente enfrenta cargos por presunta corrupción y tráfico de influencias, en un hecho inédito en Francia

El juicio por corrupción contra el expresidente francés Nicolas Sarkozy fue aplazado, pocos minutos después de haber comenzado este lunes, a petición de los abogados de uno de los acusados, el magistrado Gilbert Azibert, a causa de su estado de salud.

LEA TAMBIÉN: 

Expresidente francés Sarkozy es acusado por asociación criminal

Se trata de un juicio inédito en Francia, ya que, por primera vez en la historia del país un expresidente estará en el banquillo de los acusados durante un juicio: si es hallado culpable, Sarkozy, quien gobernó entre 2007 y 2012, enfrentaría una condena de hasta 10 años de cárcel.

Sarkozy, afrontaba desde este lunes un juicio procesado por corrupción y tráfico de influencias, por presuntos sobornos a un abogado general ante el Tribunal del Supremo, para recibir ayuda en otra investigación judicial en su contra, relacionada con una supuesta financiación irregular de su campaña presidencial en 2007. 

El juicio, el cual debió sesionar desde este lunes fue aplazado, pocos minutos después de haber comenzado, a petición de los abogados de uno de los acusados, el magistrado Gilbert Azibert, a causa de su estado de salud. La presidenta del tribunal ordenó un examen médico del acusado que debe ser entregado antes del próximo jueves, cuando está previsto que se reanude el juicio.

Aunque el expresidente es investigado por otros dos casos, también por presunta corrupción, el primero que lo lleva a los tribunales se remonta a 2014, cuando habría intentado sobornar, junto a su abogado Thierry Herzog, al magistrado Gilbert Azibert, entonces abogado del Tribunal Supremo.

Ambos le habrían ofrecido a Azibert un puesto en el Consejo de Estado de Mónaco, a cambio de información confidencial sobre una investigación contra Sarkozy, relacionada con las acusaciones de que, el entonces jefe de Estado, había aceptado pagos ilegales de la heredera de L'Oreal, Liliane Bettencourt, para su campaña presidencial de 2007.

De acuerdo con la fiscalía francesa, el hecho se descubrió a partir de unas escuchas telefónicas contra el entonces presidente, en las cuales Sarkozy habría afirmado en uno de los diálogos, de acuerdo con las indagaciones: "Le ayudaré, la haré ascender"; todo ello en el marco de investigaciones que desde 2013, las cuales implicaron la escucha de conversaciones telefónicas entre Sarkozy y su abogado Thierry Herzog, cuando profundizaban en las acusaciones de financiamiento libio en la campaña de Sarkozy en 2007.

Mientras lo hacían, se enteraron de que Sarkozy y su abogado se comunicaban mediante teléfonos móviles registrados con nombres falsos. El teléfono de Sarkozy estaba registrado a nombre de Paul Bismuth.

Los tres implicados enfrentarían hasta 10 años de prisión y multas de hasta 120.000 dólares si son declarados culpables.

Sarkozy lucha por demostrar su inocencia en todos estos casos, mientras se convierte en el primer expresidente francés visto como acusado en un juicio, pues aunque el fallecido presidente Jacques Chirac fue condenado en 2011 por el caso de los empleos ficticios de la Alcaldía de París, no compareció ante el tribunal, tras alegar problemas de salud.
 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.