• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Los líderes indígenas aseguran la situación en el sur de la Amazonía ha exacerbado los conflictos entre las autoridades y los pueblos originarios. 

Los líderes indígenas aseguran la situación en el sur de la Amazonía ha exacerbado los conflictos entre las autoridades y los pueblos originarios.  | Foto: Reuters

Publicado 9 octubre 2020


Blogs



En los últimos tres años, la extracción de oro ha destruido unas 5.000 hectáreas de bosque en la tierra indígena Kayapó. 

Las tres organizaciones indígenas Kayapó de Mato Grosso y el sur de Pará en Brasil, Asociación Protegida Floresta, el Instituto Kabu y el Instituto Raoni, denunciaron este viernes el aumento desenfrenado de la deforestación y el acaparamiento de tierras de comunidades indígenas para la explotación minera. 

LEA TAMBIÉN:  

Candidato del MAS asegura enfrentará la Covid-19 en Bolivia

Mediante un comunicado, también firmado por el cacique Raoni, presente en la candidatura al Premio Nobel de la Paz 2020, los miembros de la comunidad indígena Kayapó alertan sobre el daño causado por el fomento de la minería por parte del Gobierno y la explotación depredadora a la naturaleza. 

"En los últimos tres años, la extracción de oro ha destruido unas 5.000 hectáreas de bosque en la tierra indígena Kayapó, uno de los epicentros de la minería ilegal. Toda la deforestación provocada por la minería en esta tierra indígena entre los años 80 y 2015 alcanzó la mitad de eso: 2.500 hectáreas", afirma el texto.

En tal sentido, repudia que esta situación ha exacerbado los conflictos entre las autoridades y los pueblos indígenas, lo cual afecta la integridad de estos últimos y los deja vulnerables ante el avance de la Covid-19.

Así mismo, especifican que se han reportado 16 muertes y 2.032 casos de coronavirus en las  tribus indígenas de Kayapó, Menkragnoti, Badjokôre, Capoto Jarina y Baú.

“Repudiamos la forma en que el Gobierno federal viene impulsando la invasión de nuestros territorios, ya sea por la retórica que fortalece al crimen organizado, bien por la omisión y debilitamiento de los órganos encargados de la protección de los territorios indígenas y del combate a actividades ilegales y predatorias ”, indica el documento.

En el manifiesto, las organizaciones reconocen que hay indígenas de la etnia que decidieron unirse a la cadena minera, pero enfatiza que no representan a todo el pueblo Kayapó. “La creciente presión sobre nuestras comunidades ha significado que algunos líderes se hayan dejado seducir por la rápida y fácil ganancia financiera que brinda la minería. No les permitimos hablar en nombre del Pueblo Kayapó (…)"

"¿Cómo podríamos estar a favor de una actividad que genera profundos impactos ambientales y sociales en nuestros territorios y comunidades? ¿Cómo privar a nuestros hijos y nietos de un territorio preservado para seguir viviendo de acuerdo con nuestros usos, costumbres y tradiciones, tal como lo garantiza la Constitución Federal? ”, cuestionan los líderes de Kayapó.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.