• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El caso ha ido perdiendo fuerza mientras la actividad del narcotráfico se refuerza.

El caso ha ido perdiendo fuerza mientras la actividad del narcotráfico se refuerza. | Foto: EFE

Publicado 11 mayo 2019



Hace un año, un Tribunal de La Ceiba absolvió al único policía en juicio por el asesinato de una de las víctimas en la masacre perpetrada hace siete años en la localidad de Ahuás, Gracias a Dios.

La Mosquitia, una zona del Caribe hondureño donde ha resurgido el narcotráfico con mucha fuerza en años recientes, fue el escenario hace siete años de una masacre que involucró a personal de la DEA, mientras la justicia para los deudos de las víctimas no ha tenido ningún avance.

LEA TAMBIÉN:

Hondureños marchan en contra de reformas del presidente Hernández

Este 11 de mayo se conmemoran siete años del asesinato de cuatro indígenas por personal de la Administración para el Control de Drogas (DEA por su sigla en inglés) de Estados Unidos en el río Patuca, en la región de Mosquitia, Honduras.

El caso, que trajo la atención internacional hace siete años, ha ido perdiendo fuerza con el paso del tiempo, mientras la actividad del narcotráfico se refuerza.

El séptimo aniversario de la matanza de Mosquitia ocurre cuando la violencia causada por el crimen organizado y el narcotráfico es uno de los principales problemas de Honduras, uno de los países utilizados para el paso de la droga que llega de Suramérica con destino a Estados Unidos.

Apenas en mayo, las autoridades hondureñas revelaron que unos 25 asesinatos múltiples (matanzas con más de tres víctimas cada una) se han registrado este años dentro de las 1.200 muertes violentas ocurridas en los cuatro meses de 2019.

La justicia ha sido lenta para los deudos de las víctimas, que apoyados por el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras,de Defensa, busca la reparación del daño, pero sin tener resultados alentadores.

Hace un año, absolvieron al único policía acusado de la masacre

Hace un año, un Tribunal de La Ceiba absolvió al único policía en juicio por el asesinato de una de las víctimas en masacre perpetrada hace siete años en la localidad de Ahuás, Gracias a Dios.

Alex Robelo, un miembro de la policía de frontera hondureña se le acusaba de la muerte de Emerson Martínez, el guía del pipante (barcaza tradicional de los miskitos) que fue atacado en el operativo.

El oficial fue absuelto por falta de pruebas en un juicio plagado de racismo y falta de diligencia por parte del Ministerio Público, ente acusador.

Robelo sería el tercer policía que sale bien librado de las acusaciones en este caso. Noel Hernández, oficial a cargo del operativo, jefe de Robelo fue sobreseido provisionalmente en el proceso de audiencia preliminar y hasta sirvió de testigo de la defensa de Robelo.

También fue sobreseido provisionalmente Luis Vallecillo Cedillo, también oficial hondureño.

La Mosquitia es una de las zonas hondureñas más abandonadas y con mayores índices de pobreza, sólo es accesible por las vías aérea y marítima, y esta última presenta muchas dificultades.

Las autoridades consideran que el noreste del territorio hondureño es uno de los principales puntos de tránsito de cocaína proveniente de Suramérica en paso hacia Estados Unidos.

Hace unas dos semanas la policía antidrogas decomisó 1.638 kilos de cocaína a cuatro colombianos que transportaban la droga oculta en una lancha rápida en las costas caribeñas. En lo que va de este año han sido incautados casi 2.000 kilos de cocaína en Honduras


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.