• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
"Sembrar la idea de reconciliación hay que hacerlo permanentemente, más allá del contexto del país", dijo Rivera a la prensa.

"Sembrar la idea de reconciliación hay que hacerlo permanentemente, más allá del contexto del país", dijo Rivera a la prensa. | Foto: El Espectador

Publicado 20 enero 2020





Este lunes Iván Márquez, quien presidió el acto de perdón en La Chinita, donde el Ritual de Reconciliación fue presentada por primera vez, ha vuelto a las armas.

El artista colombiano José Augusto Rivera, autor de la obra Ritual de Reconciliación presentada por primera vez en el acto de perdón en La Chinita anunció que prevé inaugurar la réplica en los jardines del Vaticano en octubre próximo, en entrevista concedida al diario El espectador.

LEA TAMBIÉN:

Fiscalía de Colombia: un solo un líder social asesinado en 2020

El 18 de junio de 2019 las autoridades colombianas y del Vaticano autorizaron la instalación de la obra a gran escala en los jardines de la santa sede, la cual, según Rivera, medirá alrededor de 2.20 metros de altura y tres metros de diámetro.

La obra fue recibida por el Papa Francisco luego de que el senador Alexánder López, del Polo Democrático, propusiera al Senado que fuera donada al sumo pontífice durante su visita a Colombia, en septiembre de 2017.

Ritual de Reconciliación fue elaborada por el artista plástico tolimense, con motivo de la firma de los acuerdos de paz entre el gobierno y las extintas FARC en 2016. Así, elaboró una figura en bronce en la que se abrazan entre sí personas sin distinción de género, raza o clase,  formando un fuerte lazo de unidad.

La obra fue presentada el 30 de septiembre de 2016, poco antes de la firma de La Habana, en el barrio La Chinita, de Apartadó, donde el extinto grupo armado cometió una de sus peores masacres dejando 35 personas muertas. Ese día Iván Márquez y varios de sus miembros pidieron genuinamente perdón a la comunidad.

Rivera ya había elaborado otras esculturas a tono con los momentos históricos que vivía el país y con alto sentido social, como es el caso de el Monumento a la Paz, que refleja el momento en que el Ejército Popular de Liberación (EPL) dejó las armas, en 1991, y que permanece hoy en el parque de las Naciones Unidas, en Medellín.

De igual forma, levantó en el parque principal de Yopal la escultura Los Abanderados, después del año 2000, cuando la violencia paramilitar se recrudecía en Casanare.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.