• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Las autoridades británicas anunciaron la cancelación de todos los contactos de alto nivel entre ambos países.

Las autoridades británicas anunciaron la cancelación de todos los contactos de alto nivel entre ambos países. | Foto: AP

Publicado 24 marzo 2018

Esta salida ocurre tras la decisión de Reino Unido de expulsar a 23 diplomáticos rusos por el ataque que sufrió el exagente ruso Serguéi Skripal.

Los diplomáticos británicos expulsados por Moscú como respuesta a la salida de los diplomáticos rusos del Reino Unido, abandonaron territorio ruso este viernes, según informó el servicio de prensa de la Embajada británica.

Esta reacción ocurrió como respuesta a las acusaciones infundadas contra Moscú por el caso Skripal y la posterior medida de Londres de expulsar a 23 diplomáticos rusos.

Anteriormente, la primera ministra británica, Theresa May, responsabilizó a Moscú de lo sucedido en Salisbury y anunció la cancelación de todos los contactos de alto nivel entre ambos países.

Moscú, que rechazó las acusaciones por infundadas, exigió la salida del mismo número de empleados de la Embajada británica, un total de 23, además de anunciar el cierre del consulado británico en San Petersburgo y de la oficina del British Council en Moscú.

Pese a las acusaciones realizadas por Reino Unido, las autoridades de este país han obstaculizado la participación del Gobierno ruso en la investigación, según informó el embajador ruso en Inglaterra, Alexandr Yakovenko.

“Las autoridades británicas se niegan a compartir muestras de la sustancia química, ni facilitan el acceso legal a los ciudadanos rusos de acuerdo con la Convención de Viena", denunció Yakovenko.

>> Rusia: Londres viola Convención de Viena en caso Skripal

El 4 de marzo Serguéi Skripal, exoficial de inteligencia militar rusa reclutado en la década de los 90 por el servicio secreto británico MI6 y naturalizado en el Reino Unido, fue hallado inconsciente junto a su hija Yulia cerca de un centro comercial en Salisbury, Reino Unido.

Tanto el padre como la hija están en estado crítico y reciben tratamiento por una posible intoxicación con una sustancia de acción neuroparalizante.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.