• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El Día Mundial sin coche se celebra desde el año 2000 y fue instaurado por la Comisión Europea

El Día Mundial sin coche se celebra desde el año 2000 y fue instaurado por la Comisión Europea | Foto: Paréntesis

Publicado 21 septiembre 2019

El Día Internacional sin Automóvil pretende crear conciencia ecológica sobre el uso de vehículos y los daños que causan al medio ambiente.

Parece improbable pensar en prescindir de los automóviles, cuando casi ha pasado un cuarto del siglo XIX, aunque la gran mayoría de nosotros está consciente del daño ambiental que pueden causar los gases que emanan de dichos vehículos, pues la mayoría utilizan propulsión a base de combustibles no renovables.

LEA TAMBIÉN:

Disminuyen daños del agujero en la capa de ozono

Es por eso que el Día Mundial sin Automóviles busca incentivar una conciencia más ecológica en los ciudadanos del mundo que, muchas veces, en medio del ajetreo diario, no reparan en las desesperanzadoras vistas de ciudades consumidas por el hollín de la contaminación atmosférica.

Esta conmemoración fue instaurada en el año 2000 por la Comisión Europea, aunque ya desde 1994 varias ciudades del mundo como Reikiavik (Islandia), La Rochelle (Francia) y Bath (Reino Unido) contaban con un Día sin Coche, al tanto del daño que causan a la atmósfera.

Los autos privados son el medio de transporte más numeroso en las ciudades, y en aquellas con gran densidad de población, las emisiones de gases tóxicos a la atmósfera crecen exponencialmente. Solo en Europa, el transporte privado representa un cuarto del total de emisiones de gases y es la principal causa de polución en las ciudades.

Aunque los coches propios brindan comodidad, en las ciudades muy populosas, con gran cantidad de autos circulando por sus calles, aumentan de manera significativa la huella de carbono, gas que va directamente a la capa de ozono.

Disponer de alternativas al vehículo particular que sean atractivas para el ciudadano es hoy una prioridad.  Bicicletas, patinetes, transporte público o taxis, son muchas las opciones de las que podemos disponer para movernos por la ciudad.

Otro tema a tener en cuenta son los molestos atascos, que en las grandes urbes significan grandes pérdidas de tiempo, y en los cuales la mayoría de los vehículos son privados.

Algunos expertos insisten en que el futuro del transporte urbano estará conformado por una gran variedad de alternativas entre las que prime el transporte público, complementadas por bicicletas y servicios como el Uber y los taxis.

Pero para lograrlo, es necesario un cambio de mentalidad en las personas y hacerles ver que hay otras opciones igual de prácticas y mucho más económicas.

Soluciones ¿alternativas?

Otras alternativas vienen de la mano de la ciencia, pues durante los últimos años, las grandes industrias del sector han desarrollado sistemas realmente innovadores para sustituir los dañinos autos actuales por vehículos ecológicos que no perjudiquen al medio ambiente.

Los carros eléctricos puros son automóviles similares a los convencionales, a excepción de su motor, alimentado por energía eléctrica a través de una batería, por lo que no produce emisiones de gases ni contaminación acústica, además, requiere menos mantenimiento.

carros eléctricos
Existen diversos tipos de recarga, desde las 6 horas de duración en el ámbito privado (garajes particulares), hasta los 20 minutos en áreas de servicio y vía pública. / Fuente: Tolosaldea


Sus baterías de Litio-Ion son recargables aunque no estén completamente descargadas, ya que carecen del “efecto memoria”. Estos coches comenzaron a comercializarse en el año 2017, y su principio se ha aplicado también a las motos.

Otra modalidad de esta tecnología son los coches eléctricos de autonomía ampliada, los cuales poseen tanto motores diesel como eléctricos, cuyos motores de combustión tienen un rol secundario, pues no propulsan el auto, sino que sirven para cargar la batería.

Por otro lado están los carros híbridos, que combinan la tracción mediante un motor convencional con la eléctrica,  y pueden funcionar a la vez o separados.

Una variante más son los vehículos de gas natural, denominados bi-fuel. Estos son capaces de funcionar tanto con gasolina como con gas, pues cuentan con dos depósitos. Además de que este recurso es más barato, no contamina tanto como los vehículos tradicionales y reducen las emisiones de gases de efecto invernadero.

vehículos a gas natural
El uso del gas natural vehicular reduce entre un 30% y un 50% el coste del kilómetro respecto al uso de diésel o gasolina. /Fuente: El Español


Están también los vehículos de biodiesel o bioetanol, capaces de funcionar con diferentes mezclas de gasóleo/biodiesel o de gasolina/bioetanol. Este modelo incorpora energía de carácter renovable al transporte.

Además, podemos encontrar la alternativa de los vehículos de hidrógeno, sustancia que puede utilizarse como combustible de automoción con la tecnología de motor de combustión, o a través de una pila de combustible. En el primer caso, la tracción del vehículo es mecánica, y en el segundo, eléctrica.

Aunque estas industrias aún son incipientes, dichas soluciones podrían ayudar a disminuir los daños que causan los autos al medio ambiente. A largo plazo se espera que los países inviertan en estos tipos de vehículos, de modo que poco a poco se puedan ir sustituyendo los actuales.

No obstante, se estima que para el año 2030, al menos en Alemania y en algunos otros países del norte de Europa, solamente habrá coches eléctricos circulando, con postes de carga, que permitirán cargar batería en menos de 10 minutos y los coches de gasolina serán cosa del pasado.

Mientras tanto en Noruega, casi el 25% de los vehículos que circulan son eléctricos. Este país anunció hace tres años que para 2025 se convertiría en la pruimera nación en prohibir la venta de automóviles a gasolina, una medida que también se discute en Alemania, Países Bajos e India.

España, por su parte, anunció una medida similar en 2018, cuando el Ministerio para la Transición Ecológica propuso que los coches y vehículos comerciales de gasolina, diésel, híbridos y gas natural no se pudieran vender en España a partir de 2040.

De momento ninguna de estas propuestas se ha materializado, de modo que tendremos que esperar algunos años aún para comprobar si el mundo podrá prescindir algún día de la industria automovilística tal como la conocemos hoy.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.