• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Continúa escalando la tensión entre Washington y Teherán.

Continúa escalando la tensión entre Washington y Teherán. | Foto: U.S. Navy

Publicado 16 mayo 2019

El USS McFaul y el USS Gonzalez, equipados con misiles guiados Tomahawk, atravesaron el estrecho de Ormuz sin que las fuerzas militares de Irán ofrecieran resistencia.

Mientras continúa escalando la tensión entre los Gobiernos de Estados Unidos (EE.UU.) e Irán, este jueves dos buques destructores pertenecientes a la Armada estadounidense ingresaron en aguas del golfo Pérsico, situado entre el país persa y la península arábiga.

LEA TAMBIÉN:

Irán afirma que está a un paso de una guerra a gran escala

El USS McFaul y el USS Gonzalez, equipados con misiles guiados Tomahawk, atravesaron el estrecho de Ormuz a última hora de la tarde y entraron al Golfo sin que fueran desafiados por los cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, informó el servicio de prensa del Instituto Naval de EE.UU.

El pasado domingo 5 de mayo el Gobierno de Donald Trump ordenó el despliegue de un grupo de ataque en una zona cercana a las costas de Irán. El contingente incluyó al portaaviones USS Abraham Lincoln y una serie de bombarderos con la intención de generar intimidación mediante una "fuerza implacable", según indicó el asesor de Seguridad Nacional de EE.UU. John Bolton.

Posteriormente, la Casa Blanca aprobó la instalación de una batería del sistema de defensa antiaérea Patriot y la operación del barco de asalto anfibio USS Arlington en respuesta a lo que calificó como una "amenaza creíble" de Irán contra los intereses estadounidenses y de sus aliados.

En este marco, Trump aseguró este miércoles "estar seguro" de que el Gobierno persa "querrá hablar pronto", si bien el ministro de Exteriores iraní, Mohamad Yavad Zarif, ha enfatizado este mismo jueves que "no hay posibilidad para las negociaciones".

"EE.UU. no está en posición de imponer condiciones previas a Irán (...) creemos que la escalada es inaceptable y está fuera de lugar", agregó el canciller.

El rebrote de las tensiones entre Washington y Teherán inició en mayo de 2018 cuando Trump decidió unilateralmente retirar a EE.UU. del acuerdo nuclear iraní, alcanzado en julio de 2015 con el grupo de países G5 + 1. Desde entonces, ha impuesto sanciones contra la industria petrolera, la banca, y diversos sectores de la economía de Irán.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.