• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El país ha superado también a naciones seriamente afectadas por el nuevo coronavirus, como España e Italia.

El país ha superado también a naciones seriamente afectadas por el nuevo coronavirus, como España e Italia. | Foto: teleSUR

Publicado 28 marzo 2020



Blogs



Desde el 24 de marzo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) indicaba que el país norteamericano podría convertirse en el centro mundial de la pandemia.

A partir del jueves 26 de marzo, Estados Unidos (EE.UU.) superaba a China en número de contagios de la enfermedad Covid-19, causada por el coronavirus 2019, reportando más de 100.000 casos.

LEA TAMBIÉN:

EE.UU. es el primer país en superar 100 mil casos por Covid-19

Con un acelerado ritmo de más de 5.000 contagios diarios, la cifra supone un récord para los casos registrados por la pandemia a nivel mundial, para registrar unas 1.536 de muertes.

Situación estadounidense

Hasta este jueves, se encontraban bajo investigación más de 83.000 personas en Nueva York por sospechas de coronavirus. FOTO: EFE

El estado de Nueva York es hoy el más afectado de EE.UU. con casi diez veces más casos que el resto de los estados.

Con cifras de contagio cerca de los 45.000, el gobernador neoyorquino, Andrew Cuomo, advirtió que estos números aún no han registrado su máximo, al esperarse una escalada dentro de 21 días.

Cuomo ya planea sumar más de 120 mil camas en instalaciones hospitalarias, pues asegura que “la montaña que tenemos que escalar es monumental”.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), se han notificado casos en los 50 estados, el Distrito de Columbia, Puerto Rico, Guam y las Islas Vírgenes de los EE. UU.

De ellos, al menos 15 registran más de 1.100 contagiados, y unos 46 presentan transmisión comunitaria o autóctona en áreas definidas o generalizadas. Asimismo, reportan que hasta el jueves, se encontraban bajo investigación más de 83.000 personas.

EE.UU. vs Covid-19

A mediados de marzo el mandatario estadounidense pedía calma a los ciudadanos de su país y a los medios de prensa. FOTO: EFE

El 13 de marzo, el presidente estadounidense Donald Trump declaraba el estado de emergencia nacional ante la propagación de la nueva cepa de coronavirus, para así poder contar con más ayuda federal para combatir el virus.

Un día antes se anunciaba el cierre de las fronteras nacionales a los viajeros procedentes de Europa continental; con excepción de los pasajeros estadounidenses.

Sin embargo, ambas medidas llegaron cuando se registraban más de 1.600 casos en el país y se contabilizaban al menos unas 40 muertes por el virus.

A inicios de marzo, los Institutos Nacionales de Salud advertían ya sobre la importancia y necesidad del "distanciamiento social" y de minimizar lo más posible el contacto innecesario en entornos públicos.

Sin embargo, a pesar de las cifras de contagiados, el 15 de marzo, el mandatario estadounidense pedía calma a los ciudadanos de su país y a los medios de prensa, asegurando que todo estaba “yéndonos bien”.

Durante una rueda de prensa en la Casa Blanca, Trump planteaba la posibilidad de relajar las medidas de restricción contra el coronavirus, entre ellas el cierre de negocios o los trabajadores en casa, pues estas resultaban nefastas para la economía.

El país no tomó la pandemia en serio, y según la viróloga de la Universidad de Columbia, Angela Rasmussen, la situación que viven hoy "podría haberse detenido implementando pruebas y vigilancia mucho antes, por ejemplo, cuando se identificaron los primeros casos importados".

Cuarentena y aislamiento

Varios Estados han implementado normativas por su cuenta. FOTO: EFE

Desde el 24 de marzo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) indicaba que Estados Unidos podría convertirse en el epicentro mundial de la pandemia de coronavirus, al registrar una “aceleración muy grande” de los contagios.

Sin embargo, el presidente sólo señalaba la necesidad de volver a las actividades laborales, asegurando que las personas querían volver al trabajo, y que practicarían el distanciamiento social y otras sugerencias, al tiempo que las personas mayores serían vigiladas.

“Podemos hacer dos cosas juntos. ¡La curación no puede ser peor que el problema! El Congreso debe actuar ahora. ¡Volveremos fuertes!”, añadía.

Con una población de casi 330 millones personas, alrededor de unos 70 millones de estadounidenses han sido llamados a quedarse en sus hogares; sin embargo, la medida no ha sido decretada oficialmente para todo el país, pues Trump declaró que una cuarentena total en la nación sería prácticamente imposible.

"Mucha gente está de acuerdo conmigo. Nuestro país no está diseñado para cerrar", aseguraba el mandatario estadounidense temiendo a una recesión económica.

Ante los mensajes contradictorios de Trump con respecto a la gravedad del nuevo coronavirus,  los gobiernos estatales se han visto obligados a implementar normativas por su cuenta, y han ordenado medidas de cuarentena y distanciamiento social.

No obstante, ejemplos como el de Italia y España han demostrado lo que sucede cuando al tener altos números de contagios no se decreta la cuarentena o aislamiento.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.