• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Monómeros Colombo Venezolanos S.A.ubicada en Colombia ha sido utilizada para el enriquecimiento ilícito de políticos de la derecha venezolanos.

Monómeros Colombo Venezolanos S.A.ubicada en Colombia ha sido utilizada para el enriquecimiento ilícito de políticos de la derecha venezolanos. | Foto: @LeonelTeleSUR

Publicado 21 diciembre 2019



Blogs



La red de corrupción se desarrolla en torno a la empresa Monómeros, la petroquimica propiedad de Venezuela en Colombia, que es manejada por el entorno del diputado Juan Guaidó.

Un nuevo escándalo de corrupción suman diputados de la derecha opositora venezolana al revelarse una gran estafa manejada por dirigentes de Acción Democrática desde una empresa de capital venezolano, usurpada por el diputado Juan Guaidó, con el beneplácito del Gobierno de Colombia.

LEA TAMBIÉN:

Reconocen a Gobierno Maduro como único representante de Venezuela ante ONU

La red de corrupción se desarrolla en torno a la empresa Monómeros, la petroquimica propiedad de Venezuela en Colombia, que es manejada por el entorno del diputado Juan Guaidó, que cuenta con el respaldo del Gobierno del presidente Iván Duque.

Monómeros Colombo Venezolanos S.A., una filial de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) ubicada en Colombiaha sido utilizada para el enriquecimiento ilícito de políticos de la derecha venezolanos, bajo un esquema de extorsión y chantajes.

La empresa, cuyo verdadero jefe es ahora el opositor Leopoldo López, autor junto con Guaidó del fallido golpe de Estado de septiembre pasado, ha perdido 90 por ciento de su participación en el mercado internacional y 15 del mercado local colombiano.

A raíz de la usurpuación realizada por Guaidó, con el aval del presidente colombiano Duque, el volumen de ventas hasta noviembre de 2019 ha caído a 700.000 toneladas métricas frente a 1.100.000 toneladas en 2018, de acuerdo con un informe de inteligencia comercial al que ha tenido acceso la plataforma de periodismo de datos La Tabla.

De acuerdo con el informe, la petroquímica ubicada en Barranquilla, a menos de un mes para que termine el año, apenas ha logrado cumplir con poco más del 50 por ciento de sus metas presupuestarias y operativas y ya acumula pérdidas por más de 20 millones de dólares.

La trama de corrupción consiste en reuniones con empresarios en Colombia,  donde a través de coerción y amenazas, exigen fuertes sumas de dinero a los directivos de la firma y a quienes busquen ser parte de la misma.

El propósito es la financiación de las organizaciones políticas venezolanas de oposición y la estafa se manejaba desde la Asamblea Nacional con el vínculo de la Comisión de energía y petróleo, en la cual están miembros de distintos colectivos partidistas, donde se entreteje una mafia de corrupción, extorsión y chantaje a directivos de Monómeros.

Empresarios que deseen ser parte de la junta directiva deben pagar por adelantado a los congresistas venezolanos, supuestamente como “apoyo voluntario” a una campaña presidencial.

La extorsión también se producía en cuanto para aquellos que desean obtener contratos y dividendos de la empresa, revela la investigación del diario digital colombiano La Libertad.

Directivos de la empresa se reunían con parlamentarios venezolanos de la Comisión  de Energía y Petróleo de la Asamblea Nacional, donde participaron los diputados Jorge Millán y Tomás Guanipa, según un testimonio de Calderón Berti, aliado de Guaidó, pero que rompió con el diputado.

También Calderón reveló la presencia del dirigente político y exgobernador del Zulia, Manuel Rosales, del Partido Un Nuevo Tiempo.

También hay otras reuniones entre altos ejecutivos del Partido Acción Democrática, encabezados por Bernabé Gutiérrez, Alfredo Chirinos  y el diputado de la Mesa de la Unidad Democrática Carlos Prosperi, los cuales manifestaron ser los representantes para actuar en nombre de Henry Ramos Allup.

Los políticos de oposición buscan altos dividendos económicos de Monómeros y lo hacen mediante la amenaza y el chantaje para el financiamiento de una supuesta campaña presidencial en Venezuela de Henry Ramos Allup del Partido Acción Democrática, Julio Borges de  Primero Justicia, Manuel Rosales de Un Nuevo Tiempo y Juan Guaidó de Voluntad Popular.

Entregaron altas sumas a los representantes de la organización política Acción Democrática, luego de ser amenazados, maltratados verbalmente y exigirles una cuantiosa “vacuna” en dólares de acuerdo a lo que devengaban por nómina o contratos.

El destino de dichos aportes sería la ciudad de Caracas, específicamente a las arcas personales del jefe político de dicho partido Henry Ramos Allup, y como último destino España para ser manejados por su testaferro.
 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.