• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El referendo constitucional es producto de un año de movilizaciones populares.

El referendo constitucional es producto de un año de movilizaciones populares. | Foto: Telam

Publicado 25 octubre 2020


Blogs



Analistas consideran que la nueva Carta Magna debe constitucionalizar derechos como salud, educación y vivienda.

Chile vive un momento decisivo en su historia. La ciudadanía del país latinoamericano ha votado para dar paso a un proceso constituyente que removerá  la Constitución impuesta en 1980 por el régimen neoliberal de Pinochet, cuando aún faltaba casi una década para que cayera la dictadura, a través de otro referendo.

LEA TAMBIÉN

El 77.9 % de los chilenos aprueba reemplazar la Constitución

Sin embargo, al dejar los militares instalada una Carta Magna redactada a sus intereses políticos, la democracia chilena nació limitada por el sistema que impusieron los militares, al derrocar mediante un golpe de Estado al presidente constitucional, Salvador Allende en 1973.

Al respecto, la ensayista chilena, compiladora del libro 'Por una Constitución Feminista', apunta que “el paso de los años convirtió a la democracia (...) en un ejercicio democrático restringido y tutelado”.

“A pesar del amplio reconocimiento de su ilegitimidad, la Constitución de 1980 es la que establece los límites para la creación de una nueva carta constitucional”, alerta la citada especialista latinoamericana.

A su vez, la cientista social chilena, Camila Miranda, ha apuntado que “la escritura y aprobación de una nueva Constitución no va a resolver cada problema de los que existen hoy en Chile, pero será la oportunidad para abrir un proceso de transformaciones que exceda al propio debate del texto”.

Miranda acota que uno de los más importantes valores de este proceso constituyente es que ha nacido fruto de las protestas populares. “La movilización social seguirá siendo una herramienta ineludible para que los cambios se mantengan abiertos y para que la resolución de los temas críticos en la convención constitucional no quede reducida a la cantidad de escaños”.

tras el triunfo por una nueva Carta Magna, el historiador y dirigente del Partido de los Trabajadores Revolucionarios,  Dauno Totoro, ha insistido que " ahora no podemos dejar en pie ni un rastro de la herencia de la dictadura".

Se inicia así un proceso de participación social y ciudadana solo comparado con el referendo que echó abajo, en 1988 a la dictadura del general Augusto Pinochet, y quizá, lo más importante, es que la nueva Carta Magna tiene su raíz en la movilización popular y no de los partidos tradicionales.

El próximo año, Chile vivirá elecciones presidenciales. En las encuestas de intención de voto, aparece en primer lugar, el candidato del Partido Comunista, Daniel Jadue. La conciencia que desarrolle la clase trabajadora chilena durante la redacción de la nueva Carta Magna impactará en la elección de un nuevo futuro político.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.