• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
De 201 asesinatos de trabajadores rurales en el mundo, un total de 57 ocurrieron en Brasil.

De 201 asesinatos de trabajadores rurales en el mundo, un total de 57 ocurrieron en Brasil. | Foto: AP

Publicado 14 febrero 2019

Estudios indican que Brasil es el país  con el mayor número de asesinatos por conflictos rurales en el mundo.

Brasil lidera la lista de países con mayores asesinatos por conflictos rurales del mundo, con una cifra de 1678 ciudadanos asesinados entre 1985 y 2003,  y de 57 solo en 2017.

LEA TAMBIÉN:

Protestan en Brasil contra política ambiental de Jair Bolsonaro

En 2017 ocurrieron en el mundo 201 asesinatos de campesinos, activistas comunitarios, indígenas y ecologistas, de los cuales 57 tuvieron lugar en Brasil.

La Comisión Pastoral de la Tierra (CPT), una organización no gubernamental dedicada a la defensa de las trabajadoras y trabajadores de las áreas rurales brasileñas, señala que estas muertes son causadas principalmente por el sector del agronegocio. 

La ONG denunció “la desigualdad en el mercado de los recursos naturales que muchos campesinos pagan con su propia vida”.

Señaló que las élites agrícolas acorralan a los campesinos, agricultores, y afrodescendientes, y que estas poblaciones no cuentan con protección del Estado, viéndose sometidas a la impunidad.

El sociólogo e investigador en doctorado en la Universidad Federal Rural de Río de Janeiro, Fabricio Teló, explicó que "en Brasil continúa existiendo un hegemonismo de los terratenientes en el Estado, tanto en el Ejecutivo, como en el Legislativo y Judiciario, y esto favorece la impunidad de quienes contratan a profesionales de la violencia para practicar abusos en las poblaciones rurales".

El especialista indicó que para evitar que este tipo de actos sigan ocurriendo es necesario crear una reforma agraria de éxito que vaya mucho más allá de una simple distribución de tierra, por las cuales hay en Brasil una disputa histórica. 

“Es fundamental desarrollar proyectos consistentes de asistencia técnica, comercialización, facilitación de productos, educación integrada a la realidad del campo, vivienda digna, oír más las organizaciones indígenas, campesinas y quilombolas”, expresó.

También indicó que los asesinatos deben ser investigados a fondo para poder sancionar no solo a quienes son los autores materiales “que raramente son castigados”, sino a los autores intelectuales. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.