• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Mónica Benicio, pareja de Marielle Franco, sostiene un cartel con la imagen de Franco durante un acto en defensa de la democracia el 2 de abril de 2018

Mónica Benicio, pareja de Marielle Franco, sostiene un cartel con la imagen de Franco durante un acto en defensa de la democracia el 2 de abril de 2018 | Foto: EFE

Publicado 14 marzo 2019

Este martes, autoridades de Brasil detuvieron a dos exsargentos de la Policía Militar en Río de Janeiro por ser los presuntos responsables del asesinato. 

La compañera de Marielle Franco, Mónica Benicio, cuestionó este martes en medios locales, que a pesar del arresto de dos personas en relación al asesinato de Franco, la pregunta más importante sobre quién ordenó el crimen todavía no ha sido respondida.

LEA TAMBIÉN:
Dos policías detenidos por crimen de Marielle Franco en Brasil

"Honestamente, espero que no tengamos que esperar más de un año para esta respuesta. Pero no podemos olvidar que, finalmente, algo concreto está sucediendo con respecto a estas investigaciones, y eso debe ser enfatizado", agregó.

Este martes, autoridades de Brasil detuvieron a dos exsargentos de la Policía Militar en Río de Janeiro por ser los presuntos responsables del asesinato de la legisladora Marielle Franco, y de su conductor, Anderson Gomes. El delito se perpetró el pasado 14 de marzo de 2018, cuando hombres armados abatieron con tiros al vehículo en el que viajaba la concejala.

Los exfuncionarios, Ronnie Lessa y Elcio Vieira de Queiroz, además han sido señalados como miembros de la milicia Escritório do Crime. Lessa habría sido delatado por otros cinco miembros del grupo cuyos testimonios aseguran que él fue el autor de los disparos.

El otro detenido, que había sido expulsado de la policía militar, está acusado de conducir el automóvil involucrado. Los investigadores descubrieron que el crimen se preparó meticulosamente durante tres meses y que Lessa había investigado lugares frecuentados por Franco.

Un tercer sospechoso, el excapitán Adriano Magalhães, se encuentra prófugo. Magalhães fue señalado por los cinco delatores como uno de los autores intelectuales del asesinato. Sin embargo, lo curioso son las relaciones personales que han emergido entre los sospechosos y la familia de Bolsonaro.

La esposa y madre de Magalhães trabajaron hasta 2018 con Flávio Bolsonaro, hijo del Presidente, cuando éste era diputado regional por el Estado de Río de Janeiro. Otra “coincidencia”, como el periodista Gustavo Afonso ha señalado es el hecho que Lessa vivía en el mismo complejo residencial donde residía la familia Bolsonaro antes de mudarse a Brasilia, en uno de los barrios más exclusivos de Río de Janeiro, e incluso Viera cuenta con una fotografía donde abraza amigablemente al actual presidente. 

"Qué coincidencia, ¿no? Una de las personas arrestadas por el asesinato de Marielle, sospechosa de ser responsable de los disparos que mataron a la concejala, vive en el mismo condominio que Bolsonaro. La otra prisionera tiene una foto abrazando a Bolsonaro. !Criminales, asesinos! "

Pero más graves aún son las declaraciones del mismo Bolsonaro en 2003, cuando dijo que “mientras el Estado no tenga el coraje de adoptar la pena de muerte, los crímenes de exterminio, seguirán siendo muy bienvenidos. En Bahía, donde ellas pueden actuar, la delincuencia ha bajado, según las informaciones que manejo”, dato que luego se demostró era falso.

Aunque, al momento no existen indicios concretos también es clave recordar las declaraciones del ex ministro de Seguridad Pública de Brasil, Raúl Jungmann, quien afirmó en noviembre de 2018 en Río de Janeiro que está seguro de que "políticos poderosos", agentes públicos y milicianos están involucrados en el asesinato de la concejala y son ellos los que han impedido la resolución del caso.

Sin un claro desenlace, Franco continúa siendo recordada y querida por miles de brasileños. Su legado como activista social y concejala carioca del Partido Socialista y Libertad de Izquierda (PSOL) se basa en su arduo trabajo para desarticular el poder de las milicias en algunos barrios de Río de Janeiro, luchar abusos policiales en las favelas y defender derechos de las minorías más pobres de Río. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.