• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Denunció las consecuencias que representaba para los rusos las derrotas constantes en batalla, lo que mermó el apoyo al Gobierno zarista.

Denunció las consecuencias que representaba para los rusos las derrotas constantes en batalla, lo que mermó el apoyo al Gobierno zarista. | Foto: Público

Publicado 11 junio 2018

El político ruso se convirtió en el segundo primer ministro de Gobierno provisional instaurado tras la Revolución de Febrero en 1917.

El abogado y político ruso Aleksandr Kérenski es reconocido como una figura importante en la caída de la monarquía zarista y un defensor de las libertades civiles, quien falleció el 11 de junio de 1970.

Realizó sus estudios de historia, jurisprudencia y filología en la Universidad de San Petesburgo. Posteriormente, se unió al colegio de abogados en 1904 y ejerció como defensor de varios casos políticos controversiales.

Originario de la ciudad de Simbirsk (Ulianovsk en la actualidad) al este de Moscú, participó en las elecciones a la IV Duma Imperial o Asamblea Legislativa de 1912 por el Partido Laborista.

FUENTE: jotdown.es

Una vez elegido, denunció las consecuencias que representaba para los rusos las derrotas constantes en batalla, lo que mermó el apoyo al Gobierno zarista. Trabajó para encontrarse "en el centro mismo de los acontecimientos que cambiaron la historia de Rusia, y ocupar en ese centro el punto matemático de centrismo".

Gestión en el Gobierno

Kérenski formó parte del Gobierno provisional instaurado tras la Revolución de Febrero en 1917, primero como ministro de Justicia y luego como primer ministro.

El dirigente ruso consideró la convocatoria a una asamblea constituyente que condujera a un sistema democrático formal, pero debió enfrentar varios intentos de golpe de Estado.

Durante la Revolución Bolchevique, Kérenski se encontraba lejos de la capital en búsqueda de nuevos aliados para mantener la estabilidad del Gobierno. Intentó organizar una oposición a la revolución, pero no tuvo éxito.

En 1918 sale de Rusia con la misma misión, pero al no lograr su objetivo, se dedicó a dar conferencias y enseñar tanto en Europa como en América.

>> Conoce siete libros que debes leer de autores rusos


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.