• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
De acuerdo con la Unicef y la Acnur 12.7 millones de niños en el mundohan abandonado sus hogares de manera forzosa.

De acuerdo con la Unicef y la Acnur 12.7 millones de niños en el mundohan abandonado sus hogares de manera forzosa. | Foto: UNICEF

Publicado 20 abril 2020 (Hace 10 horas 42 minutos)


Blogs



Mediante un comunicado Unicef y el Acnur se han manifestado para proteger a los niños refugiados de los efectos de la pandemia que se vive en el mundo actualmente.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) de manera conjunta han pedido este lunes  "claros compromisos" para garantizar los derechos más básicos de los niños desplazados y refugiados en medio de la crisis sanitaria global del coronavirus (Covid-19).

LEA TAMBIÉN: 

China exhorta a EE.UU. a no promover más teorías conspiratorias

La máxima representante de la Unicef, Henrietta Fore, y de la Acnur, Filippo Grandi, emitieron un comunicado donde han expresado que  la pandemia de coronavirus ha agudizado aún más las vulnerabilidades de los niños desplazados y refugiados y amenaza con revertir los logros alcanzados en materia de derechos.

 “La pandemia, sumada a las medidas adoptadas por los distintos gobiernos para contener su expansión, amenaza con revertir los logros obtenidos con tanto esfuerzo para ampliar en todo el mundo el acceso de los niños refugiados a protección, atención médica y educación", según Fore y Grandi.

"No podemos permitir que eso ocurra", han subrayado los altos funcionarios, recordando que “cubrir las necesidades de los niños desplazados y refugiados es clave para salvaguardar tanto su bienestar actual como su potencial para el futuro".

De acuerdo con Fore y Grandi, "es probable que haya más niños desplazados que se queden fuera de la escuela por un período prolongado de tiempo, y algunos podrían no regresar nunca", teniendo en cuenta que la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, (Unesco) estima que más de 1.500 millones de niños y jóvenes no van a clase en todo el mundo por los cierres decretados en gran parte del mundo.

Los representantes de ambas agencias internacionales lamentaron que el cierre de escuelas suponga en algunos casos que los niños se queden sin comida o sin acceso al agua potable. "Es probable que aumenten las tasas de negligencia, abuso, violencia de género y matrimonio infantil conforme las familias, vayan experimentando más dificultades socioeconómicas", añadieron.

Fore y Grandi han insistido en que, como todos los niños de todas las partes del mundo, los refugiados también "merecen una oportunidad justa en la vida y que sus derechos se cumplan por completo".


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.