• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Este miércoles habrá una reunión entre los expresos de Guantánamo, su abogado Muricio Pigola y el mediador de la cancillería uruguaya Christian Mirza.

Este miércoles habrá una reunión entre los expresos de Guantánamo, su abogado Muricio Pigola y el mediador de la cancillería uruguaya Christian Mirza. | Foto: EFE

Publicado 29 abril 2015

Cinco de los seis expresos de Guantánamo que se encuentran refugiados en Uruguay se negaron a firmar el acuerdo que les entregó el Servicio Ecuménico para la Dignidad Humana (Sedhu) debido a que “no establece los montos ni de la vivienda ni de subsistencia”, según explicó su abogado Mauricio Pigola.

El mediador de la cancillería de Uruguay, Christian Mirza, dijo este miércoles que pese a la negativa de los expresos de Guantánamo de firmar un acuerdo para establecer los términos de su estadía como refugiados, el gobierno no los dejará "desamparados".

Mirza señaló que los refugiados "firman hasta el año que viene y se podrá renovar. El Estado uruguayo no los va a dejar desamparados, a la deriva".

Se trata de un acuerdo que les otorga a los expresos de Guatánamo un aporte económico y hospedaje. 

Lea aquí: EE.UU. no devolverá Guantánamo a Cuba

Sin embargo, cinco de los seis exclusos de Guatánamo refugiados en Uruguay decidieron no firmar el documento que les entregó el Servicio Ecuménico para la Dignidad Humana (Sedhu) que representa en este caso al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), por contener cosas "que no están claras", explicó uno de los refugiados, Abdul Din Mohammed Tawes.

Los cinco refugiados que no firmaron el acuerdo no están recibiendo el monto por concepto de subsistencia que recibían, el cual era de 15 mil pesos (unos 562 dólares).

Mirza, quien actúa como nexo entre la cancilería y los expresos, dijo que intentarán explicarles que "el acuerdo que tendrían que firmar en realidad no es un corsé, sino una base para que tengan la certeza de las condiciones de existencia de aquí en adelante, por lo menos durante la licencia del acuerdo y mas allá incluso".

El mediador de la cancillería indicó que se reunirá este miércoles con los expresos y su abogado, Mauricio Pigol, para llegar a un acuerdo "lo antes posible", el cual contemple "los intereses tanto nacionales, internacionales como de los refugiados".

Desde el pasado viernes, cuatro de los seis exprisioneros de Guantánamo que llegaron a Uruguay en calidad de refugiados en diciembre de 2014, exigen al Gobierno de Estados Unidos (EE.UU.) ser compensados por los 13 años que estuvieron en prisión.

Los cuatro exprisioneros permanecen frente a la embajada de EE.UU. en Montevideo (capital) porque consideran que han sido tratados con negligencia por parte del Gobierno norteamericano.

En un comunicado publicado en su página web, los exreclusos expresan su deseo de trabajar y vivir en Uruguay, pero dicen tener inquietudes sobre el acuerdo como el hecho de que éste tenga validez hasta febrero de 2016, cuando según ellos el canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa, les dijo que sería de tres años.

El canciller Nin Novoa explicó que el "convenio es por un año, hasta febrero de 2016, en el cual ellos se comprometen a estudiar español y a cuidar su salud y hacerse los controles sanitarios correspondientes, reciben una determinada cantidad de dinero y ahí la responsabilidad formal de Uruguay se termina".

Asimismo, indicó que la Cruz Roja se ocupará del traslado de sus familias a Uruguay, por lo que tendrán que indicar la cantidad de parientes que desean traer para que el gobierno les otorgue viviendas adecuadas.

De acuerdo al abogado de los expresos, Mauricio Pigola, el acuerdo no cuenta con "demasiadas especificaciones" sobre su situación en el país.

"No establece los montos ni de la vivienda ni de subsistencia. Para el segundo año tampoco deja claro cómo será la situación. Son cuestiones que les generan un poco de incertidumbre y vamos a intentar esclarecerlo de forma escrita", agregó Pigola.

"Sedhu es la organización que estuvo ayudándonos con dinero, pero ahora nos cortaron esa ayuda porque nos negamos a firmar los papeles que nos trajeron", dicen los refugiados en su página web.

"Ellos tienen muy buena predisposición para solucionar este asunto. Lo único que quieren tener es seguridad de cómo se va a dar el transcurso de los años que tengan acá. Se ha mencionado que quieren más plata. En realidad como el acuerdo no menciona una suma de dinero no se puede afirmar que quieran más o menos", dijo Pigola.

No deje de leer: Guantánamo: 112 años de ilegalidad

La protesta frente a la embajada estadounidense se debe a que los expresos reclaman que ese país “no puede simplemente lanzar sus errores a otros, ellos (Washington) deberían ayudarnos con casas y apoyo económico (…) No pedimos algo imposible de ellos, que nos detuvieron 13 años y deberían ayudarnos por el futuro próximo. 
Creemos que es lo mínimo que pueden hacer y que nosotros podemos pedir”, señala la misiva publicada en su sitio web.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.