• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
En algunas regiones, mujeres y niños pasan hasta seis horas al día recogiendo agua.

En algunas regiones, mujeres y niños pasan hasta seis horas al día recogiendo agua. | Foto: Europa Press

Publicado 22 marzo 2017

La Unicef advierte que 600 millones de niños podrían estar en riesgo si no se aborda el acceso al agua en las poblaciones más vulnerables. Se espera que para 2050 la demanda mundial de agua se incremente 50 por ciento.

Actualmente hay 663 millones de personas en el mundo que no tienen acceso a agua potable. Para el 2040 se estima que uno de cada cuatro niños podría vivir en zonas con poca agua. Esta cifra fue revelada este miércoles por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por su sigla en inglés) en un informe publicado con motivo de la celebración del día mundial del agua este 22 de marzo.

Este informe titulado “Sed de futuro” analiza las amenazas a la vida y el bienestar de los niños causadas por el cambio climático y el riesgo de escasez de las fuentes de agua. Aunque se ha logrado un gran avance en la reducción de la cantidad de personas que carecen de acceso al agua potable aún se está muy lejos del objetivo de desarrollo sostenible planteado por la Organización de Naciones Unidas (ONU) en 2015.

Se prevé que para el 2030 la demanda de agua aumente un 50 por ciento. Este incremento es alarmante pues hoy día millones viven en zonas con difícil acceso al agu. Unas 2400 millones de personas no tienen acceso a una letrina. Esto representa 266 millones de horas diarias perdidas buscando un baño, más otras 125 millones de horas perdidas recogiendo agua. La tarea de buscar agua suele ser encargada a mujeres y niños, especialmente en las regiones más pobres, quienes son los que terminan sufriendo las peores consecuencias.

La falta de agua es también motivo de enfermedades. Cada 90 segundos muere un niño por enfermedades relacionadas con el agua. Las enfermedades diarreicas son la tercera causa de muerte entre los menores de cinco años y ocasionan 340 mil muertes cada año. La gran amenaza está en que estas cifras tienden a aumentar cada año.

Las causas se observan en el aumento de la población, el incremento en el consumo y el impacto de la industrialización y la urbanización que disminuyen los recursos hídricos en todas las regiones del mundo. A esto se le suma el impacto del cambio climático causado por la actividad humana. La Unicef aprovechó este día y su informe para increpar a los gobiernos a planificar la redistribución del suministro de agua y otorgar prioridad a los niños y a los más vulnerables. El mecanismo debe ser la integración de estas necesidades y riesgos en las decisiones políticas.

>> Guerra por el agua ¿nueva amenaza mundial?


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.