• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
A partir de la fecha, instalaron la primera de una serie de dictaduras cívico-militares en Argentina.

A partir de la fecha, instalaron la primera de una serie de dictaduras cívico-militares en Argentina. | Foto: EFE

Publicado 28 septiembre 2017

Los testigos de la "Revolución Libertadora" revelan que el 16 de junio de 1955 fue un día lleno de sangre. Entonces terminó un cruento plan para acabar con el Gobierno del presidente electo Juan Domingo Perón. 

El 16 de junio de 1955 se concretó el golpe de Estado contra el presidente electo Juan Domingo Perón, gestado por militares de Argentina que se oponían a su gestión, junto con la iglesia Católica. Pero la agresión fue sofocada brevemente por parte del Ejército leal al Gobierno constitucional.

Las Fuerzas Armadas golpistas argentinas estaban al mando del General Eduardo Lonardi en Córdoba, e instalaron la primera de una serie de dictaduras cívico-militares. 

Juan Domingo Perón implantó una serie de políticas económicas-sociales que trasformaron el panorama del país, pero por factores externos se vio en decadencia. EFE

Las causas de la rebelión fueron diversas, entre las que se destacan principalmente que Perón se aleja de las costumbres de la iglesia Católica y suprimió la ley que establecía la enseñanza religiosa en las escuelas en forma obligatoria; la ley de prevención que permitía la legalización de los prostíbulos; decretó la separación conyugal a través de un decreto que establecía el divorcio; la obligatoriedad de la afiliación de todas las personas que tuvieran relación de dependencia con la nación, provincia y municipios, y el adoctrinamiento justicialista en los textos escolares.

El ataque al Gobierno legítimo se llamó a sí mismo “Revolución Libertadora”, y duró tres días, en los que murieron 4.000 personas en bombardeos de bienes de la Nación y contra la población civil. Ante las amenazas de nuevos ataques, ya con el antecedente de los bombardeos en Plaza de Mayo, presentó su renuncia y se trasladó a Paraguay. No volvería a su Patria por casi dieciocho años.

>>Argentina conmemora los 65 años de la muerte de Evita

Son muchos los testigos de este cruento golpe, repasa acá algunas de sus historias: 


"Lo que vi directamente fue gente que corría por la Diagonal y era ametrallada"

Roberto Atilio, quien era fotógrafo en ese momento, recuerda que cómo “nos fuimos arrimando hasta que llegamos al Cabildo. Lo que vi directamente fue gente que corría por la Diagonal y era ametrallada". 

"No eran partícipes de un acto ni de una concentración. La imagen más patente era un auto incendiado. Había gente tirada en todos lados. Nos quedamos detrás de las columnas. Cuando vimos que empezaba a llegar gente armada me dio más miedo que el ruido de las bombas”.


“Allí empezó un día tremendo, terrible, oscuro de la historia argentina”.

Roberto Di Sandro, el decano de los periodistas acreditados en Casa de Gobierno, asegura que “la primera bomba destrozó la claraboya que estaba sobre la sala de periodistas subiendo la escalera, y esa claraboya cayó sobre la cabeza de un cafetero y lo mató, fue la primera muerte que vi en mi vida”.

“Fueron cerca de 300 muertos en todo el operativo de bombardeos, en Casa de Gobierno murieron 12 granaderos y un civil, el cafetero”, dijo y agregó que “allí empezó un día tremendo, terrible, oscuro de la historia argentina”.


“Es imposible matar a Perón con un bombardeo"

Otro testimonio resaltante es de Máximo Rivero Kelly, piloto que participó en los bombardeos, quien destaca que el objetivo no era matar a Perón, sino sublevar la conciencia de los ciudadanos.

“Es imposible matar a Perón con un bombardeo. Fue una operación psicológica porque como operación militar, no se puede tirar bombitas así”.

>>Argentina celebra 70 años del voto femenino

Kelly declaró que aunque hubo muertos fue pensada como una acción psicológica, y que no se arrepentía por haber participado en el golpe de Estado. 

“Además, a posteriori de la revolución, todos querían ser amigos nuestros porque estábamos en el bando de los ganadores”, destacó. Asimismo, afirmó que “la democracia no es democracia si no hay alternancia”.

 Las fuerzas leales al presidente Juan Domingo Perón mantuvieron duros enfrentamientos contra los golpistas liderados por el general Eduardo Lonardi en diferentes ciudades del país. EFE

Ernesto Che Guevara manifestó su descontento con la caída del peronismo

El Che Guevara escribe a su madre que el Gobierno del general Juan Domingo Perón había caído, que “toda la gente católica y de derecha que yo conocí en este país se mostraba también contenta; mis amigos y yo, no; todos seguimos con natural angustia la suerte del Gobierno peronista y las amenazas de la flota de cañonear Buenos Aires”.

Más adelante agrega que la caída de Perón le "amargó profundamente, no por él sino por lo que significa para toda América, pues mal que te pese y a pesar de la claudicación forzosa de los últimos tiempos, Argentina era el paladín de todos los que pensamos que el enemigo está en el norte”.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.