• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Temer aseguró que aplicará cambios severos en la economía de Brasil mientras sea el presidente interino.

Temer aseguró que aplicará cambios severos en la economía de Brasil mientras sea el presidente interino. | Foto: EFE

Publicado 16 mayo 2016

El ministerio de la Presidencia designado por Michel Temer aspira derogar unos 75 decretos aprobados por Dilma Rousseff en defensa de los más desprotegidos en Brasil. 

El Gobierno del presidente interino de Brasil, Michel Temer, evalúa revertir todas las medidas adoptadas por la jefa de Estado Dilma Rousseff a favor de la clase campesina y las comunidades indígenas del país. 

De acuerdo con el jefe de la Casa Civil, Eliseu Padilha, el mandatario interino planea poner fin a las expropiaciones de tierras, el reconocimiento de las llamadas comunidades quilombolas (descendientes de esclavos) y la creación de reservas indígenas, que aprobó Rousseff semanas previas antes de aprobarse el impeachment en su contra. 

Otro de los cambios del Gobierno transitorio de Temer es el despido del presidente del holding de medios estatales, la Empresa Brasil de Comunicación (EBC), Ricardo Mello, quien será reemplazado por el periodista Laerte Rímoli.

>> ¿Quién es Michel Temer, el presidente interino de Brasil? 

Frente a esa situación, el Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) afirma que los conflictos rurales en el país podrían aumentar por las políticas neoliberales que pretende aplicar Temer al pueblo brasileño.   

El 12 de mayo de 2016 Michel Temer asumió como presidente interino de Brasil durante una ceremonia privada celebrada en la sede del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), donde prometió cambios severos en la economía, principalmente en cuanto a la potenciación del sector privado.

Durante su primera intervención como mandatario interino, recalcó que una de las principales medidas será "recuperar" la economía de Brasil a través de convenios con el sector privado. "El Gobierno no puede sobrellevar todas las demandas de un pueblo, se necesita la inversión privada y eso es lo que yo haré", aseguró.

El político, acusado de corrupción, recalcó que mantendrá los programas sociales emprendidos por la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, sin embargo, su proyecto de Gobierno orientado a la privatización contrasta con sus declaraciones. 

>> Temer entrega Brasil a los banqueros y empresarios


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.