• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Bastos fue presidenta de la Compañía Siderúrgica Nacional (CSN).

Bastos fue presidenta de la Compañía Siderúrgica Nacional (CSN). | Foto: Fábio Motta/Estadão Conteúdo

Publicado 16 mayo 2016





María Silvia Bastos presidirá el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) tras las críticas contra Temer por excluir a las mujeres y a los afrodescendientes de su Gobierno interino.

El presidente interino de Brasil, Michel Temer, que asumió tras el golpe parlamentario contra la presidenta Dilma Rousseff, designó a la primera mujer que formará parte de su gabinete luego de ser criticado por nombrar solo a hombres blancos empresarios y banqueros. 

Se trata de María Silvia Bastos, una economista y ejecutiva, que será la presidenta del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES). Esta sería la primera vez que una mujer ocupa ese cargo.

Bastos fue presidenta de la Compañía Siderúrgica Nacional (CSN), la más grande de Brasil y de América Latina. También fue exsecretaria de Finanzas del municipio de Río de Janeiro y exdirectora del BNDES.

>> Brasileños cacerolearon a Temer durante su primera entrevista televisada

En contexto

Michel Temer asumió el pasado 12 de mayo como presidente interino de Brasil durante una ceremonia privada celebrada en la sede del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), donde prometió cambios severos en la economía, principalmente en cuanto a la potenciación del sector privado.

Durante su primera intervención como mandatario interino, recalcó que una de las principales medidas será "recuperar" la economía de Brasil a través de convenios con el sector privado. "El Gobierno no puede sobrellevar todas las demandas de un pueblo, se necesita la inversión privada y eso es lo que yo haré", aseguró.

El político, acusado de corrupción, dijo que mantendrá los programas sociales emprendidos por la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, sin embargo, su proyecto de Gobierno orientado a la privatización contrasta sus declaraciones. 

Temer pasó a ser el presidente interino de Brasil luego de que la mandataria Rousseff, elegida con 54 millones de votos populares, fuera separada de su cargo por seis meses para enfrentar un juicio político, pese a que no existen pruebas en su contra de supuesta tergiversación de cifras durante su Gobierno.

>> Temer admite que no cuenta con la popularidad de Rousseff


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.