• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Ante la ausencia del padre el niño creó un lazo cercano con su entrenador.

Ante la ausencia del padre el niño creó un lazo cercano con su entrenador. | Foto: Facebook

Publicado 24 abril 2017

La muerte de Felipe Romero fue confirmada el pasado sábado cuando la policía encontró su cuerpo junto con el de su secuestrador, el entrenador Fernando Sierra.

Felipe Romero, de diez años, era hijo del exfutbolista y campeón uruguayo Luis Alberto Romero. Desapareció el jueves 20 de abril de la puerta de su colegio. La última persona con quien lo vieron fue su entrenador, Fernando Sierra.

El caso sacudió de tal forma a la sociedad uruguaya que el propio ministro del Interior, Eduardo Bonomi, se pronunció: “El peor desenlace tuvo la búsqueda de los desaparecidos”.

Los cuerpos de Felipe Romero y de Fernando Sierra fueron encontrados en una quebrada de Villa Serrana, en el departamento de Lavalleja, a 150 kilómetros de Montevideo. Ambos con heridas de arma de fuego en la cabeza. El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, lamentó el suceso.

Familiares y amigos de la familia participaron en la campaña de búsqueda cuando se conoció su secuestro. | Foto: Facebook.

Según la madre de Romero, Sierra tenía una relación cercana con el niño quien lo llegó a llamar “papá”. Ante la ausencia del padre, exjugador del Peñarol y campeón nacional de fútbol, el niño Romero desarrolló una relación cercana con su entrenador.

Sierra entrenaba el Club Defensor de Maldonado, un equipo de Baby Fútbol (similar al fútbol sala). La familia conoció al club en 2015 y Sierra contaba con una reputación intachable entre las familias de los niños del club. Pronto estrechó una relación con el pequeño Felipe, hasta el punto que la familia confiaba en él para realizar viajes a solas.

Sin embargo, luego de un viaje de vacaciones a Brasil, la psicóloga de Felipe comenzó a advertir conductas inusuales en el niño. Preocupada, solicitó a la madre que no dejara a Sierra a solas con Felipe. Cuando la madre confrontó a Sierra al respecto, este expresó: “Si no puedo ver más a Felipe me mato”.

Sierra buscó en el colegio a Felipe en la tarde del jueves, un acto que no levantó sospecha por haber sido común. Ahora la justicia de Maldonado se encuentra investigando las circunstancias de la muerte.

La policía maneja hasta ahora la teoría de que Sierra mató a Felipe antes de suicidarse. El médico forense del caso, Sergio Mozo, expresó que el cuerpo de Felipe tenía indicios de abuso sexual, aunque no recientes. Los médicos especulan que Felipe fue sedado antes de su muerte.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.