• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La mandataria aseguró que el Gobierno provisional de Michel Temer es producto de un golpe, pues no fue elegido mediante las urnas, así como tampoco lo fue el programa que intenta implementar.

La mandataria aseguró que el Gobierno provisional de Michel Temer es producto de un golpe, pues no fue elegido mediante las urnas, así como tampoco lo fue el programa que intenta implementar. | Foto: @dilmabr

Publicado 20 mayo 2016

La mandataria Dilma Rousseff criticó que Michel Temer busque reducir el presupuesto de programas sociales y subordine al país a las grandes potencias.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, aseguró este viernes que las decisiones adoptadas por el Gobierno provisional de Michel Temer representan un retroceso de los logros alcanzados durante los últimos 14 años de gestión del Partido de los Trabajadores (PT).

La mandataria participó este viernes en un encuentro con blogueros en la ciudad de Belo Horizonte, en Minas Gerais, donde fue recibida por más de 30 mil brasileños.

Criticó que no haya representación de la población afrodescendiente ni femenina en el gabinete del Gobierno interino de Temer, lo cual "es la cara más triste de este Gobierno, lo que muestra su realidad".

“Temo que el Gobierno ilegítimo al tratar implantar ciertas medidas solamente tenga el recurso de la represión para que esas sean viables”, advirtió Rousseff, quien aseguró que dejará de ser sirvienta, como la llamaron en el pasado, para convertirse en la vigilante de las conquistas y derechos de los brasileños, así como de la democracia.

Asimismo, aseguró que no se quedará presa en el Palacio de la Alvorada, sede de Gobierno, como pretenden algunos sectores del país, en cambio, luchará en todos los escenarios para demostrar que las acusaciones en su contra son infundadas.

La jefa de Estado explicó que la condenan por una acción presidencial contemplada en "la ley presupuestaria que se aprueba cada año y que me da el derecho a hacer créditos suplementarios y me acusan de haber hecho seis decretos que están previstos ya en la ley".

En el Gobierno de Fernando Henrique Cardoso se hicieron 101 decretos suplementarios, "30 de ellos son iguales a mis seis decretos de los que me acusan" y añadió que lo que antes "no era un crimen en esa época por qué tiene que serlo ahora".

Sobre los cambios en la política exterior

La presidenta brasileña criticó la nueva política externa implementada por el Gobierno provisional en la que le hablaban delicadamente a los países poderosos y mal a naciones como Bolivia, lo que significa "disminuir a Brasil a un nivel en el que no se reconoce que tiene la quinta economía del mundo" y su población "de 204 millones de personas".

"Nuestra política le dio valor a América Latina, África, a los BRICS (Brasil, Rusia, India,China y Sudáfrica) eso hizo que fuéramos respetado internacionalmente", sentenció.

Reducción del presupuesto en programas sociales

Rousseff repudió que el Gobierno de Michel Temer busque reducir el presupuesto de programas sociales como Bolsa Familia. Precisó que pretenden que ese beneficio sea solo para cinco por ciento de los pobres, lo que dejaría a 36 millones de personas fuera de este programa social que incluye 40 millones de personas, de las cuales 17 millones son niños.

>> Los siete primeros días del Gobierno interino de Michel Temer

El impeachment

El Senado de Brasil aprobó el proceso de impeachment contra Dilma Rousseff el pasado 12 de mayo con 55 votos a favor, 22 en contra y 1 abstención (de 78 de los 81 miembros del cuerpo colegiado).

En este período las autoridades brasileñas se encargarán de encontrar las pruebas contra la mandataria que no fueron presentadas ni en la Cámara baja ni en el Senado. 

La acusación central de la oposición contra Rousseff para justificar un juicio político es la supuesta violación de normas fiscales al maquillar el déficit presupuestario de 2015. Sin embargo, no se han presentado pruebas en su contra.

>> Lula: Dilma solo está suspendida por un capricho político

Analistas políticos aseguran que Temer, con solo siete días en el poder, vive un momento de inestabilidad en su Gobierno provisional por su afán de entregar el país al Fondo Monetario Internacional (FMI), banqueros y empresarios.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.