• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
“La historia se repite. Los nombres cambian, pero los desaparecidos del Palacio de Justicia no están apareciendo”, aseveró Sandra sobre el resto de las víctimas del Palacio de Justicia. 

“La historia se repite. Los nombres cambian, pero los desaparecidos del Palacio de Justicia no están apareciendo”, aseveró Sandra sobre el resto de las víctimas del Palacio de Justicia.  | Foto: EFE

Publicado 4 noviembre 2017

Bernardo Beltrán tenía 24 años y trabajaba en la cafetería del Palacio de Justicia de Colombia cuando ocurrió la toma del M-19, que fue respondida por el Ejército y parte del cuerpo policial de la nación.

Los restos de Bernardo Beltrán, el joven de 24 años que trabajaba en el Palacio de Justicia de Colombia durante los sucesos de 1985, regresarán a su hogar. 

Tuvieron que pasar 32 años para que la familia Beltrán despejara la incertidumbre sobre lo que pasó con Bernardo, tras la toma de la institución ejecutada por un comando del M-19 y la posterior retoma de Ejército con el posterior incendio del 6 de noviembre. Un día después de los hechos los padres del joven fueron hasta la Plaza Bolívar de Bogotá para pedir razones de su hijo. 

"Mientras no nos entreguen el cadáver de mi hermano nosotros no vamos a aceptar que está muerto”, dijo su hermana Sandra, quien recibió la noticia de que los restos de Beltrán regresarán a su hogar, junto al informe técnico y científico con el que esperan tener mayores datos sobre lo que ocurrió esos días. 

El 6 y 7 de noviembre de 1985 ocurrió la toma al Palacio de Justicia en la ciudad de Bogotá por parte del grupo insurgente M-19. La organización buscaba adelantar el juicio político al entonces presidente Belisario Betancur por las continuas violaciones al cese al fuego firmado meses antes. Con granadas y tanques respondió el Ejército de Colombia. 

El suceso tuvo un saldo de 98 personas muertas, decenas de heridos y 11 desaparecidos, por los cuales el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, reconoció la responsabilidad del Estado. Sin embargo, a 32 años de la toma y retoma del Palacio de Justicia en Colombia aún no se castiga a los autores intelectuales y algunas personas siguen desaparecidas.

De Bernardo no se supo por mucho tiempo, hasta que un día Sandra recibió una llamada de la Fiscalía General de la Nación que le mostraría un video. “Brinqué cuando vi a Bernardo saliendo en compañía de un soldado que lo tomaba por el brazo derecho, lo que nos confirmó lo que ya sabíamos, que nuestro hermano había salido vivo ese día", contó luego de identificarlo en las imágenes. 

Sandra explica que lleva la mitad de su vida tratando de aclarar los hechos y buscando a su hermano. Esto la llevó a convertirse "en una experta en historia y en expedientes". La hermana de Bernardo se ha entrevistado con testigos para probar al Estado colombiano que su hermano sí estaba en la cafería ese día y que había salido con vida. 

>> Sacan a la luz testimonios de tortura en la toma del Palacio de Colombia

Además, cuenta que "en estos años enterré a mi papá y a mi mamá, no me casé, tuve una hija que es mi motivo de orgullo pero nunca pude cerrar este duro capítulo”.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.