• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 29 septiembre 2016

26 de septiembre de 2014, Ayotzinapa, estado mexicano de Guerrero, 43 estudiantes desaparecidos de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos. Sobrevivientes de esa noche cuentan a teleSUR la tragedia.

teleSUR realizó en el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas, la "Cátedra teleSUR 43", una conferencia en la que se reconstruyeron los hechos de Ayotzinapa, la desaparición de los 43 estudiantes normalistas que desnudó por completo al Estado mexicano por el manto de impunidad en que ha caído este caso.

Ángel Neri de la Cruz, sobreviviente de los hechos, actualmente cursa el 4to año de la licenciatura en la Normal Rural de Ayotzinapa. Hoy tiene 21 años de edad, y hace dos años vivió junto a 150 estudiantes más la represión estatal en Iguala.

Cacería de estudiantes, la peor noche de mi vida, gritar ¡Auxilio! no sirvió . . .

El por qué de los ataques del 26 se septiembre hacia los normalistas es sembrar el terror en el resto de los estudiantes del país, así lo sentencia Ángel, "nos criminalizan por exigir que nuestra escuela siga abierta para los campesinos y obreros, el Gobierno quiere cerrar a las Normales rurales porque forman a estudiantes con conciencia, a futuros líderes sociales, a dirigentes que trabajan por su comunidad. Las Normales Rurales se rigen por cinco ejes: académico, cultural, deportivo, módulo de producción y módulo político. A éste último es al que temen. No somos criminales".

Una fuerte lluvia cayó esa noche, se escucharon disparos, los estudiantes gritaban, ¡no nos disparen!, "aún siento impotencia, cuando mis compañeros y yo nos separamos en varios autobuses para salir, cuando vimos caer al primero de nuestros compañeros, Aldo Gutiérrez, con un disparo en la cabeza de un policía, él sigue en coma hoy".

Ángel es sobreviviente y asegura que en ningún momento vio gente que no fuera uniformada en el ataque, "solo vi policías, federales y a militares. No fue el crimen organizado el que se llevó a mis compañeros, como intenta hacerlo creer el Gobierno".

Ya son dos años. No hay perdón ni olvido. 

Felipe de la Cruz, profesor egresado de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos, padre de uno de los estudiantes sobrevivientes del 26 de septiembre de 2014.

¡Escucha Peña Nieto! Nadie supera el dolor cuando alguien de tu familia falta en la mesa . . .

"A partir de esa noche trágica cuando el Gobierno mexicano ataca a los normalistas y desaparece a 43, han ofrecido mucho dinero a los familias para callar el crimen, pero nosotros siempre hemos respondido que nuestra riqueza son nuestros hijos, eso no tiene precio, nuestros hijos no se venden", expresa el profesor Felipe.

Condena que en México -desde la llegada de Peña Nieto al poder- las reformas estructurales empobrecieron al pueblo y lo despojaron de sus derechos, privatizando todo. "Los hechos del 26 de septiembre en Iguala fueron la forma de intimidar al pueblo para poder aplicar esas reformas".

De la Cruz rememora como a uno de los estudiantes se le arrancó el rostro, "ni a los peores criminales se les ha sometido a este tipo de torturas". Julio César Mondragón Montes fue asesinado a golpes, resquebrajado y su rostro desollado. "Fueron uniformados quienes se llevaron a los jóvenes, fue el Ejército quien los atacó", señala.

"Son dos años de tormento psicológico. Seguimos gritando en las calles porque tenemos viva la esperanza de encontrar a los jóvenes. No hay comprobación científica de que estén muertos. El Gobierno miente", denuncia.

* La primera gran mentira: 28 cuerpos que encontró el Gobierno en una fosa común cerca de Iguala, Guerrero, en octubre de 2014. Estudios de ADN del equipo forense argentino dieron negativo.

* La segunda gran mentira: La Procuraduría General de la República (PGR) dice que los jóvenes fueron asesinados y quemados en el basurero de Cocula para cerrar el caso, pero el 27 de septiembre de 2014 hubo un ciclón en Guerrero, no hubo hallazgo de incendio. Estudios de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) agregan que se necesitarían 32 toneladas de madera o 1 tonelada y media de cauchos para incendiar los cuerpos.

La tercera gran mentira: Un grupo de expertos independientes de la CIDH elaboró dos informes sobre el caso pero el Gobierno, que inicialmente mostró “buena voluntad”, los corrió literalmente el 24 de abril de 2016, al ver que no los favorecían.

* La cuarta gran mentira: El 28 de octubre de 2014 encuentran en el río San Juan, en Guerrero, cuatro bolsas negras con supuestos restos de los jóvenes. Tomás Zerón de Lucio, el entonces director en jefe de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la PGR, solo envió una de las bolsas para realizar los estudios en un laboratorio de Austria, que salieron negativos, tenían restos de animales y de personas mayores, ninguno de jóvenes.

Los forenses argentinos, que también estuvieron en el río San Juan, vieron los restos encontrados y sobresalía el del joven Alexander Mora Venancio, uno de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos en Iguala. Pero no saben de dónde salió, no estaba en las bolsas.

Tomás Zerón de Lucio alteró la escena del crimen. El 14 de septiembre de 2016 presentó su renuncia a la PGR. Peña Nieto lo premió posteriormente como secretario técnico de seguridad nacional. El Gobierno lo protege para que no sea castigado y los hechos en Iguala no se esclarezcan.

"El Gobierno le apuesta al cansancio y al desgaste. La democracia no existe, los DDHH son violados a diario", afirma el profesor Felipe.

En contexto

La Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos es una institución educativa de nivel superior para jóvenes que se encuentran en la población de Ayotzinapa, una pequeña aldea en el estado de Guerrero (México). Forma parte del sistema de escuelas rurales implementado en 1920, cuando Moisés Sáenz (1888-1941) era secretario de Educación Pública. El proyecto de las normales rurales tuvo un fuerte componente de transformación social, por lo que han sido semillero de movimientos sociales.

Para entender por qué las escuelas Normales Rurales de México son víctimas de represión, es necesario conocer su origen y la educación que allí se imparte. teleSUR te explica el por qué con un recuento histórico de la lucha de las escuelas normales rurales y, en especial, la de Ayotzinapa. LEER AQUÍ


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.