• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La televisora que transmitía el maratón en vivo cambió de toma para evitar que se visibilizaran a los manifestantes en la pista.

La televisora que transmitía el maratón en vivo cambió de toma para evitar que se visibilizaran a los manifestantes en la pista. | Foto: EFE

Publicado 14 agosto 2016

Manifestantes saltaron la barra de seguridad y, con pancartas que rezaban "Fora Temer", corrieron delante de la que posteriormente resultara ganadora de la maratón femenina Río 2016.

Ciudadanos brasileños acudieron este sábado a unos 14 puntos por loq ue pasaría el maratón femenino de los Juegos Olímpicos de Río 2016 para expresar su rechazo hacia el presidente interino de Brasil, Michel Temer.

Las manifestaciones contra las políticas en el plano económico, marcadas por las privatizaciones y los recortes, no se han paralizado, y con afán de alcanzar una mayor visibilidad a escala nacional e internacional, los disidentes se han valido de la realización del los JJOO en el país para lograr su objetivo.

En los dos últimos kilómetros del maratón, un grupo de personas saltó la barrera de seguridad y comenzaron a correr en la vía reservada a los atletas, con pancartas en manos en las que se podía leer "Fora Temer". Y durante unos breves segundos lograron correr unos metros más adelante de la luego ganadora de la competición, la keniana Jemina Sumgong.

>> Brasileños gritarán "Fora Temer" en la inauguración de Río 2016

Manifestantes buscan burlar la censura y alcanzar una mayor visibilidad internacional.

>> Estudiantes de Brasil fueron reprimidos durante protesta contra Temer

La televisión, que transmitía en directo la prueba, cambió bruscamente de planos para evitar la visibilidad de los protestantes, quienes inmediatamente fueron interceptados por policías motorizados que custodiaban a las atletas. Sin embargo, no se pudo evitar que se expusieran pacartas "anti-Temer" en otros tramos de los 42 mil 195 kilómetros que tenía la maratón.

>> Brasileños abuchean a Michel Temer en inauguración de Río 2016

En contexto
Acusado de golpista y de entablar un “Gobierno ilégitimo”, tras armar una gran conspiración que concluyó con la aprobación de un proceso judicial que apartó a la mandataria constitucional Dilma Rousseff de sus funciones el pasado 12 de mayo; Michel Temer sumió la jefatura de Estado. Durante su breve mandato sus políticas en el plano económico han estado marcadas por las privatizaciones y los recortes, algo que aumenta el desconteto popular.
Si para finales de agosto, fecha en que se tiene prevista culmine el impeachment contra Rousseff, la izquierdista mandataria es destituida; el gobierno conservador de Temer se mantendrá en el poder hasta fines de 2018. Pero las encuestas muestran que Temer impopular y la grave crisis económica que atraviesa el país no lo ayuda. Por lo que su permanencia en el poder está en juego aún si lograra su cometido golpista.
Si finalmente la justicia triunfa y se pone en evidencia la inocencia de Rousseff, acusada de supuesta corrupción por el caso Lava Jato, ella podrá retomar sus funciones. De ser considerada culpable, la mandataria sería suspendida en forma permanente y estará inhabilitada por ocho años.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.