• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
"El agua es vida" es una de las insignias de los indígenas que rechazan el oleoducto de Dakota del Norte.

"El agua es vida" es una de las insignias de los indígenas que rechazan el oleoducto de Dakota del Norte. | Foto: democracynow.org

Publicado 15 noviembre 2016

Los detenidos Dakota del Norte por protestar contra el oleoducto han sido víctimas de "condiciones inhumanas y degradantes", denunció relator de la ONU.

La Policía de Estados Unidos usó nuevamente la fuerza excesiva contra los indígenas que se oponen a la construcción de un oleoducto en Dakota del Norte, el cual atraviesa tierras sagradas y podría contaminar el río Misuri. La denuncia fue hecha por el relator de derechos humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Maina Kiai.

Balas de goma, gases lacrimógenos y granadas de compresión fueron algunas de las agresiones contra los indígenas, quienes protestan contra la contaminación del agua potable y la ocupación de tierras sagradas de la tribu de Sioux.

El relator de derechos humanos de la ONU denunció que algunas de las 400 personas detenidas en las protestas han sido sometidas a "condiciones inhumanas y degradantes" por parte de la Policía.

"Marcar a las personas con números y detenerlas en celdas superpobladas, en el suelo de cemento desnudo, sin recibir atención médica, supone un tratamiento inhumano y degradante", indicó Kiai.

El experto de la ONU exigió al responsable del oleoducto, Energy Transfer, detener "toda actividad de construcción" en un radio de 20 kilómetros al este y al oeste del lago Oahe.

En septiembre pasado, la relatora especial sobre los pueblos indígenas, Victoria Tauli-Corpuz, también pidió que se detuviera la construcción del oleducto.

El oleoducto de 1.890 kilómetros transportará crudo a una refinería de Chicago. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.