• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Darío Fo, Premio Nobel de Literatura en 1997.

Darío Fo, Premio Nobel de Literatura en 1997. | Foto: La Razón

Publicado 13 octubre 2016

Dario Fo, famoso por sus obras de sátira social, mantuvo un compromiso político con la izquierda.

El escritor italiano Dario Fo, Premio Nobel de Literatura de 1997, falleció a los 90 años en el hospital de Milán, Italia.

Dario Fo, famoso por sus obras de sátira social y política y el compromiso político con la izquierda, llevaba hospitalizado 12 días en el Hospital Sacco de Milán por problemas pulmonares.

>>El mundo celebra el Día Internacional del Teatro

Nació en Sangiano (Lombardía, Italia) en 1926, entre las obras teatrales más destacadas del satírico autor italiano están Muerte accidental de un anarquista (1970) y Misterio bufo (1969).

Hijo de un jefe de estación, Dario Fo estudió en la Academia de Bellas Artes de Milán y, posteriormente, comenzó a trabajar en la RAI como actor y como autor de texto satíricos.

En 1968, junto a Franca Rame, Massimo de Vita, Vittorio Franceschi y Nanni Ricordi fundó el grupo teatral Nuova Scena, que tenía como objetivo volver a los orígenes populares del teatro y a sus valores sociales.

Su activismo político fue especialmente relevante en los convulsos Años de Plomo, entre los setenta y los ochenta, cuando creó la organización Soccorso Rosso Militante para proporcionar asistencia legal a los militantes de la izquierda encarcelados.

En la década de los noventa estrenó Il papa e la strega (1990), obra en la que representa a un pontífice autor de una encíclica inverosímil en la que defendía la liberación de la droga, el control de la natalidad o el regreso de la Iglesia a la pobreza.

>>Nueva novela de Dario Fo redime reputación de Lucrecia Borgia

En los años de los gobiernos de Silvio Berlusconi sus espectáculos y monólogos estaban dirigidos a ridiculizar al mandatario con su habitual sarcasmo.

En los últimos años, no dudó en apoyar al Movimiento Cinco Estrellas y a su amigo y fundador del movimiento Beppe Grillo.

En muchos momentos de su vida fue un hombre enfadado, pero jamás un hombre triste. Solía decir que había tenido una vida “exageradamente afortunada”.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.