• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La momificación de los animales podía ser por diversas causas en dependencia del objetivo con el que se realizaba.

La momificación de los animales podía ser por diversas causas en dependencia del objetivo con el que se realizaba. | Foto: Nayara Tardo Azahares

Publicado 22 mayo 2019

Momias de animales: fascinantes pistas sobre la vida y la muerte en el Egipto de los faraones.

En el país del Nilo parecían estar perdidamente enamorados de la muerte. La conservación de los cuerpos una vez difuntos, más que un ritual religioso, era la máxima aspiración que un cadáver podía alcanzar en aquella sociedad.

LEA TAMBIÉN:

Misterios revelados por momias (Parte II)

Los egipcios consideraban que la mayor honra que podían disfrutar se producía, irónicamente, cuando terminaban sus vidas como simples mortales.

El proceso de momificación era considerado un regalo del faraón, sin embargo las tiras utilizadas para vendar cada cuerpo y los aceites empleados para embalsamarlos eran muy costosos por lo que quedaba reservado solo para las personas mejor posicionadas económicamente en la sociedad.

Gatos momificados encontrados en Necrópolis de Saqara. | Foto: Nayara Tardo Azahares

Pero la momificación no fue exclusiva para los seres humanos en Egipto, los animales también recibían este don después de morir.

Los antiguos egipcios adoraban a varios animales, y su estrecha relación era tal que no podían separarse de ellos incluso, después de morir ambos.

 Por lo general, los animales sagrados vivían dentro de las  fincas de los templos y las características físicas de cada especie podían ser usadas para identificar o representar dioses determinados.

Por ejemplo, la diosa femenina Bastet, que simboliza la protección y armonía de los hogares y templos aparece representada como una mujer con cabeza de gata.

Mientras, el halcón, figuraba a Horus dios del cielo, de la guerra y de la caza.

Cocodrilo momificado encontrado en la Necrópolis de Saqara en El Cairo. | Foto: Nayara Tardo Azahares

Es común encontrar pinturas o esculturas de faraones con una cobra en la frente, y es que este animal representaba al Sol y era un símbolo de resurrección, y protección de los faraones que la veneraban por su carácter benéfico.

La momificación de los animales podía ser por diversas causas en dependencia del objetivo con el que se realizaba.

Cuando era mascotas muy queridas por sus dueños, estos pedían enterrarlas en grandes alergias subterráneas o junto a ellos en pequeñas cajas o sarcófagos especiales, envueltos en tiras de lino, e incluso era habitual que se representaran en las paredes de las cámaras corriendo junto a sus dueños, comiendo o jugando con otros animales.

Primer escarabajo mimificado encontrado en la Necrópolis de Saqara en El Cairo. | Foto: Nayara Tardo Azahares 

Recientemente, en la Necrópolis de Saqara, a unos 30 km de El Cairo, fueron descubiertas cientos de momias de animales, entre ellas el primer escarabajo momificado, juntos a un gran sepulcro de gatos.

Un mundo lleno de historias, entre ellas la existencia de momias de animales, que ahora aportan a cada descubrimiento arqueológico pistas fascinantes sobre la vida después de la muerte en una de las civilizaciones más antiguas de la humanidad.

Tags

Egipto Momias

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.