• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Rebelo de Sousa recibe la insignia de la Banda de las Tres Órdenes a su llegada al Palacio de Belem tras la ceremonia de investidura en Lisboa.

Rebelo de Sousa recibe la insignia de la Banda de las Tres Órdenes a su llegada al Palacio de Belem tras la ceremonia de investidura en Lisboa. | Foto: EFE

Publicado 9 marzo 2016

En el Parlamento de Portugal, se llevó a cabo la toma de posesión del nuevo Jefe de Estado quien aseguró que en sun gestión "no estará a favor ni en contra de nadie"

Portugal se estrena con nuevo presidente Marcelo Rebelo de Sousa, asumió su cargó en la mañana de este miércoles en el Parlamento del país donde aseguró que durante su gestión se encargará de combatir la corrupción, el clientelismo y el nepotismo.

Tras jurar su cargo sobre la Constitución portuguesa, dijo que “no estará a favor ni en contra de nadie”. Asimismo, hizo un llamado a la prudencia en el gasto gubernamental tras una reciente crisis financiera.

Rebelo de Sousa, de 67 años, es líder del Partido Social Demócrata y ganó las elecciones generales que se desarrollaron el 25 de enero, tras obtener el 52 por ciento de los votos en unos comicios donde la abstención alcanzó una cifra idéntica.

>> Abstención en Portugal denota divorcio entre pueblo y Gobierno 

Rebelo de Sousa llegó a pie, desde la residencia de sus padres, para asumir el cargo en la Asamblea, uno de los detalles que han marcado la toma de posesión, a la que asistió el rey de España, Felipe VI, sin su esposa, porque Rebelo de Sousa, separado de su pareja, anunció ella no asumirá la figura de la "primera dama".

Su discurso, que en ningún momento fue aplaudido por los diputados comunistas y del Bloco de Esquerda, recordó que "el poder económico tiene que estar subordinado al político", y que hay que tener rigor financiero, pero también debe haber crecimiento y empleo, destacaron los medios locales.

>> ¿En qué contexto se elige al nuevo presidente de Portugal?

En contexto
La izquierda no gobernaba en Portugal desde 1974 por lo que el triunfo de Marcelo Rebelo de Sousa significó un triunfo de esta corriente política contra la troika y las políticas de austeridad, que dispararon los índices de pobreza y desempleo en la nación.
La coalición de izquierda se dice comprometida en sacar a Portugal de la crisis económica y social, y revertir las políticas del gobierno anterior, sin embargo, la coalición puede resultar frágil, debido a que en el bloque hay posturas diferentes sobre puntos importantes como la deuda publica, y la oposición sigue representado una parte significativa en el país.
La figura presidencial en Portugal desempeña un papel clave, tanto en el engranaje político como en el plano institucional (es la máxima autoridad del Estado y el comandante Supremo de las Fuerzas Armadas). No tiene el poder legislativo ni ejecutivo, porque corresponden al Parlamento y al Gobierno.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.