• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El Papa basó gran parte de su discurso en el combate contra el cambio climático.

El Papa basó gran parte de su discurso en el combate contra el cambio climático. | Foto: @ONU_es

Publicado 25 septiembre 2015





En la quinta intervención de un Sumo Pontífice ante el organismo, abordó temas urgentes como la guerra, el cambio climático, la pobreza y la exclusión.

El papa Francisco llegó este viernes a la sede de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en Nueva York, Estados Unidos, para pronunciar su discurso ante los representantes de los 193 países miembros.

Luego de agradecer a la institución por la acogida así como a todos los que hicieron posible el encuentro, y saludar a los presentes, el Pontífice resaltó que esta es la quinta vez que un Papa visita las Naciones Unidas, y recordó a los predecesores que tuvieron la oportunidad de hablar ante tan importante organización: Pablo VI (1965), Juan Pablo II (1979 y 1995) y Benedicto XVI (2008).

Asimismo, celebró los 70 años de la ONU y felicitó a este órgano por su historia de éxitos comunes en un período de insólita aceleración de acontecimientos, durante la cual se se han enfocado en la codificación y desarrollo del derecho internacional, la construcción de la normativa internacional de derechos humanos, la solución de muchos conflictos y operaciones de paz y reconciliación y tantos otros logros en todos los campos de la proyección internacional del quehacer humano.

La máxima autoridad de la Iglesia católica admitió que aún hay muchos problemas no resueltos, sin embargo, consideró que  “si hubiera faltado toda esa actividad internacional, la humanidad podría no haber sobrevivido al uso descontrolado de sus propias potencialidades”.

 

 

Durante su discurso, exhortó a los presentes a trabajar por poner fin a la vasta exclusión de mujeres y hombres, y para consolidar la protección de la naturaleza, a fin de reafirmar que existe un verdadero derecho del ambiente por un doble motivo: Primero, porque los seres humanos somos parte del ambiente y segundo, porque cada una de las criaturas tiene un valor en sí misma, de existencia, de vida, de belleza y de interdependencia con las demás criaturas. 

 

 

Francisco se mostró esperanzado en que se logren acuerdos fundamentales y eficaces en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y en la Conferencia de París sobre el cambio climático; pero advirtió que no bastan solo los compromisos adquiridos (aún cuando constituyen un paso positivo para las soluciones), sino además hace falta la voluntad constante y perpetua.

 

Asimismo, la máxima autoridad de la iglesia defendió el derecho a la educación y aseguró que es a través de este beneficio que los hombres y mujeres podrán escapar de la pobreza extrema, así como para que puedan ser parte de la Agenda 2030 para recuperar el ambiente.

 

 

El obispo de Roma rechazó también las acciones de guerra en el mundo y aseguró que este flagelo no es más que la negación de todos los derechos y una dramática agresión al ambiente.

 

En tanto a la proliferación de armas de destrucción masiva, el Papa indicó que es una acción que va en contra de la Carta de las Naciones Unidas y representa un fraude a la ONU.

“Hay que empeñarse por un mundo sin armas nucleares, aplicando plenamente el Tratado de no proliferación, en la letra y en el espíritu, hacia una total prohibición de estos instrumentos”.

 

 

 

La antesala 

El Pontífice se trasladó hasta el lugar en un auto cerrado y en medio de un gran despliegue de seguridad, que ha sido calificado por la prensa local como el mayor de la historia estadounidense.

A su llegada, el Pontífice fue recibido por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien lo calificó como una inspiración, por sus acciones a favor de la igualdad y la defensa del medio ambiente.

Antes de ingresar al Salón de la Asamblea General de la ONU, Su Santidad tomó un momento para acercarse al personal de la organización, saludarlos y dirigirles unas palabras para alentarlos a trabajar por la salvación del planeta y la unidad de los seres humanos y los países.

En contexto
Francisco es el cuarto Papa que pronuncia un discurso en la ONU. Sin embargo, es la primera vez que un representante de la Iglesia católica habla abiertamente sobre el cambio climático.
Siendo esta la quinta visita de un Pontífice a la institución (Juan Pablo II estuvo dos veces en el lugar), se tiene la particularidad de que por vez primera se izó la bandera del Vaticano en la sede de la ONU, junto a las otras 195.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.