• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Rodrigo Granda: Tenemos la voluntad política para lograr la paz.

Rodrigo Granda: Tenemos la voluntad política para lograr la paz. | Foto: teleSUR

Publicado 16 diciembre 2015

El comandante Rodrigo Granda reiteró que desean terminar la guerra en Colombia y la voluntad de paz está desde antes de 1982.

Rodrigo Granda, conocido como Ricardo Tellez, dirigente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) aseguró este miércoles que la militancia revolucionaria quiere terminar la guerra de más de 50 años en ese país suramericano.

Ante el hecho trascendental de la firma del acuerdo sobre las víctimas del conflicto colombiano, Granda destacó que por primera vez desde 1982, las víctimas se encuentran en el centro de las preocupaciones de las partes. “Es un hecho trascendental haber podido lograr el punto sobre las víctimas del conflicto”.

Durante su participación en La Entrevista Decide de teleSUR, recordó que “desde el comienzo, el Gobierno pretendió tildar a las FARC-EP como únicos victimarios cuando se sabe que el (grupo armado) también es víctima de las fuerzas del poder de Colombia”.

“Hemos hecho legítimo derecho de una rebelión armada ante un sistema que no dejó alternativas”

Granda explicó que han hecho uso de la rebelión armada en un sistema que no les dejó otra alternativa. Sin embargo, indicó que “nosotros creemos en el diálogo” sobre todo cuando hace tres años el presidente Juan Manuel Santos reconoció a las FARC-EP como una organización política, contrario al expresidente Álvaro Uribe que los calificó de organización narco terrorista.

“El gobierno antes no venía a dialogar con las FARC-EP y Uribe le vendió al país y al mundo que (la organización política) estaba derrotada políticamente”, señaló el integrante en los Diálogos de Paz que se desarrollan en La Habana.

Para desmontar esta campaña mediática “fuimos cautelosos, demostrábamos que habíamos sufrido golpes militares fuertes pero de allí que estuviéramos derrotados” fue inaceptable.

Rodrigo Granda explicó que la organización guerrillera trabaja para que el delito político en Colombia sea restituido y que haya “la más amplia amnistía posible”.

Lee también: El acuerdo sobre víctimas es un paso hacia la paz en Colombia

Saludó el hecho de que los colombianos discutan sobre la Justicia de su país, “el poder más podrido de Colombia”, por lo que la jurisdicción especial para la paz puede ayudar a alcanzarla, dado que  está fundamentada sobre bases muy sólidas.

“Nosotros también estamos altamente expectantes, hemos tomado esto con humildad, no es un triunfo nuestro, sale ganando Colombia, aunque quedan cosas por resolverse”, reflexionó.

Y aunque se ve la luz al final del túnel debe desmontarse el fenómeno de paramilitariso en Colombia para abrir paso a la paz.

También dijo que “los prisioneros de guerra existen aunque el Estado no lo quiera aceptar” y reiteró que las FARC-EP están aportando, por lo que cuatro figuras destacadas de la organización insurgente llegarán a las posiciones de Gobierno por medio de las urnas.

Sepa más: Santos afirma que Colombia está muy cerca de la paz

Vea: Gob. de Colombia y FARC firman histórico acuerdo sobre las víctimas

 


¿Quién es Rodrigo Granda?


Rodrigo Granda nació en Antioquia y tiene 65 años. Ha sido miembro activo de la comisión internacional de las FARC-EP desde hace 15 años, y ha mantenido relaciones con el Partido Comunista de Colombia (PCC) donde militó desde joven y hasta 1989 cuando ingresó a la insurgencia. Estando en el PCC, fue nombrado directivo del movimiento Unión Patriótica (UP), partido político colombiano de izquierda, fundado en 1985 como parte de una propuesta política de varios grupos insurgentes.

No obstante, la masacre que desató el Estado colombiano, aliado con el paramilitarismo contra este grupo lo obligó a trasladarse a otras organizaciones que le permitirían realizar actividades políticos-organizativas.

Finalmente, tras varios años entre estos partidos y la FARC-EP, se unió al “cuerpo de ayudantías” del Secretariado y en 1997 fue elegido miembro del Estado Mayor Central del grupo insurgente e integrante de la Comisión Internacional con sede en Costa Rica.

En 2004 fue secuestrado en Venezuela por la seguridad del Estado de Colombia, llevado a ese país de manera ilegal y encarcelado. Dos años y medio después, el entonces presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, pidió su liberación como un gesto de buena voluntad para conseguir la liberación de algunos de los retenidos de las FARC-EP, entre ellos la ciudadana colombo-francesa Íngrid Betancur. A partir de entonces, continuó con sus labores político – internacionales con las FARC-EP.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.