• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Barack Obama ha continuado la política contra La Habana

Barack Obama ha continuado la política contra La Habana | Foto: Archivo teleSUR

Publicado 21 octubre 2016

Pese al acercamiento entre Estados Unidos y Cuba desde diciembre de 2014, las medidas no se han traducido en beneficio para el pueblo cubano.

El 17 de diciembre de 2014 en una declaración simultánea, los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama y de Cuba, Raúl Castro, anunciaron el inicio del proceso de restablecimiento de las relaciones diplomáticas tras más de 50 años. 

En aquella oportunidad el mandatario estadounidense calificó de obsoleta y retrógrada la política de Washington hacia Cuba y admitió el fracaso de las sanciones unilaterales vigentes por más de medio siglo.

>> Cuba: el bloqueo de EE.UU. afecta al pueblo estadounidense 

Las medidas tomadas por la administración de Obama hacia Cuba no se han traducido en hechos reales y la política criticada en diciembre de 2014 sigue vigente; ha causado pérdidas millonarias y ha afectado al pueblo cubano, de la misma forma que lo hicieron las medidas de los gobiernos predecesores.

Los programas injerencistas de EE.UU. continúan a pesar del mensaje de Obama de incentivar el crecimiento de las relaciones con Cuba.

La doble moral de Barack Obama

Tras décadas de documentos secretos que encubrían sabotajes y planes desestabilizadores, la nueva política de Barack Obama sobre Cuba se dio a conocer el 14 de octubre pasado de manera pública.

Obama dijo que el documento tiene un enfoque integral, abarca todas las instancias de gobierno y tiene el objetivo de hacer irreversibles las transformaciones de los últimos dos años.

Desde los anuncios del 17 de diciembre del 2014, las autoridades norteamericanas han dicho en varias ocasiones y de diferentes maneras que cambian los métodos, pero no los objetivos.

“Reconocemos la soberanía y autodeterminación de Cuba”, precisa la directiva firmada por el propio Obama, luego de calificar el accionar del último medio siglo como una “política desfasada que fracasó en avanzar en los intereses de Estados Unidos”.

En otro párrafo argumenta: “No estamos tratando de imponer un cambio de régimen en Cuba; estamos, en cambio, promocionando valores que apoyamos en todo el mundo, respetando al mismo tiempo que corresponde al pueblo cubano tomar sus propias decisiones sobre su futuro”.

La asesora de Seguridad Nacional, Susan Rice dijo: “Queremos relacionarnos de forma honesta con el pueblo cubano” y aseguró que para ello harán más “transparentes” los conocidos programas de “promoción de la democracia” en Cuba.

Bajo esta etiqueta Estados Unidos encubre los proyectos de cambio de gobierno a los cuales destina millonarias sumas desde hace décadas, sin alcanzar sus objetivos.

La directiva presidencial de Obama del pasado 14 de octubre no disimuló que el propósito estratégico del Gobierno estadounidense es cambiar el orden constitucional en la isla.

El bloqueo persiste  

En los últimos 22 meses se restablecieron las relaciones diplomáticas y se reabrieron las sedes diplomáticas en los respectivos países. Seis secretarios de gobierno de Estados Unidos han visitado La Habana y cuatro ministros cubanos viajaron a Estados Unidos. Obama se convirtió en el primer presidente estadounidense en visitar Cuba desde 1928.

Se estableció una Comisión Bilateral para discutir los asuntos prioritarios y se han suscrito acuerdos en materia de protección medioambiental, santuarios marinos, salud pública e investigación biomédica, agricultura, la lucha contra el narcotráfico, seguridad de los viajeros y del comercio, aviación civil, correo postal e hidrografía. 

En la presentación del texto que Cuba presentará este 26 de octubre en la ONU el canciller cubano Bruno Rodríguez dijo: “El bloqueo persiste, daña al pueblo cubano” y denunció que las sanciones de Washington a Cuba le costaron a la nación caribeña a lo largo del último año más de 4 mil 600 millones de dólares.

Al conocer la eliminación para la restricciones a las compras de ron y tabaco, la directora para Estados Unidos de la cancillería cubana, Josefina Vidal, transmitió la decepción del gobierno cubano de que Obama no hubiera autorizado las inversiones directas en la isla — más allá de las telecomunicaciones—, no hubiera ampliado las exportaciones de productos estadounidenses ni las importaciones de productos cubanos (con la excepción de productos farmacéuticos).

>> Vidal: Medidas de Obama benefician más a EE.UU. que a Cuba

Vidal recalcó que no ha habido modificaciones en el tema bancario. “Hasta el día de hoy, Cuba no ha podido hacer depósitos...ni realizar pagos a terceros” en dólares y ello incluso cuando ya ha sido permitido por el Gobierno estadounidense. “Los bancos del mundo siguen aterrorizados de trabajar con Cuba”.

Desde el inicio del proceso de normalización, el Gobierno cubano ha señalado que para lograr la total normalización de las relaciones entre ambos países es necesaria la devolución del territorio ilegalmente ocupado de Guantánamo, el cese de las transmisiones de radio clandestinas desde Estados Unidos a la Isla y el fin del bloqueo financiero, económico y comercial.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.