• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Kerry llamó a Turquía a mantener la calma en su nación y el respeto a las instituciones democráticas.

Kerry llamó a Turquía a mantener la calma en su nación y el respeto a las instituciones democráticas. | Foto: EFE

Publicado 18 julio 2016

John Kerry sostuvo que el Gobierno de Washington no ha recibido ninguna solicitud formal de extradición por parte de Ankara. 

El secretario de Estado de los Estados Unidos (EE.UU.), John Kerry, pidió nuevamente a Turquía presentar pruebas y no acusaciones sobre la presunta responsabilidad del predicador islamista Fetulá Gulen en el fallido golpe de Estado en esa nación, para solicitar su extradición. 

Recalcó que aunque no ha recibido ninguna solicitud formal para la entrega de Gulen, dejó claro al ministro turco de Exteriores, Mevlüt Cavusoglu, que existe un proceso y que debe haber una petición a través de los canales legales apropiados. 

>>¿Por qué se planeó un golpe de Estado en Turquía y en qué falló?

En rueda de prensa conjunta con la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, dijo que hay estándares en el sistema jurídico y que cualquier informe que sea enviado debe contener pruebas y no señalamientos, para estudiar una solicitud de extradición.

Asimismo, aseguró que si Ankara cumple con los requisitos EE.UU. no tendrá ningún interés en impedir el proceso. 

>>Extreman medidas de seguridad en Estambul, Turquía

Kerry instó al Gobierno turco a conservar la calma y estabilidad en el país y urgió a mantener los más elevados estándares de respeto a las instituciones democráticas de la nación y al estado de Derecho.

Durante su alocución, el funcionario estadounidense resaltó que "respalda plenamente el liderazgo electo en Turquía".

En cuanto a las diferentes tesis que señalan a la nación norteamericana como involucrada en la gestación del plan golpista, Kerry reiteró que su país no está vinculado al fallido golpe de Estado y aseguró que las acusaciones sobre una supuesta complicidad "son falsas y dañinas" para las relaciones bilaterales. 

Todo apunta al apoyo estadounidense 

El analista Serguéi Makárov opinó que EE.UU. podría estar involucrado en la intentona golpista y dijo que una de las razones para pensarlo es que hace dos semanas el presidente turco Recep Tayyip Erdogan cambió radicalmente su política hacia Rusia, pidiendo disculpas por el avión ruso Su-24 que habrían derribado.

Asimismo, mencionó que Gulen vive en EE.UU. y "durante muchos años cuenta con la protección de los servicios especiales estadounidenses".

Indicó que el país norteamericano como líder de la OTAN y socio de Turquía en la alianza, "habría tenido que expresar inmediatamente su preocupación por el golpe y la violencia. Sin embargo, no se apresuró a condenar este golpe (...)  Lo ha comentado recién cuando se hizo evidente que (la sublevación) había sido derrotada". 

Makárov sugirió que es posible que Washington esperaba que los golpistas ganaran.

Por otro lado, el gobernador del estado de Indiana (EE.UU.), Mike Pence, elegido como potencial vicepresidente por el precandidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, responsabilizó a la también precandidata demócrata, Hillary Clinton, de la intentona golpista al Gobierno de Ankara. 

"Estoy seguro de que el problema está relacionado con la disminución del papel de Estados Unidos en el mundo. Cuando vemos el tremendo ataque terrorista en Niza, los ataques en EE.UU., la inestabilidad en Turquía, lo que llevó al intento de golpe de Estado, creo que todo eso es el resultado de la política exterior de Hillary Clinton y de Barack Obama", afirmó Pence.

En contexto 
La noche del viernes 15 de julio, un grupo de militares intentó tomar el poder en Turquía bajo la justificación de la promesa de restablecer el orden constitucional y el Estado de Derecho de la nación. Para los golpistas, con Erdogan reina el autoritarismo, los derechos humanos son pisoteados con regularidad y el Estado se vuelve cada vez menos secular. 
Este sábado, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan pidió a Estados Unidos la extradición del imán exiliado Fethullah Güelen, tras acusarlo de haber urdido el alzamiento militar.
Gülen, de 75 años, vive en Estados Unidos desde 1999, pero el Gobierno de Ankara lo responsbiliza por la intentona golpista que dejó al menos 265 muertos.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.