Jueza argentina alega no tener competencia en caso AMIA | Noticias | teleSUR
    • Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Argentina fustigó la denuncia del fiscal Nasmin

    Argentina fustigó la denuncia del fiscal Nasmin | Foto: AP

Publicado 15 enero 2015

A la magistrada De Cubria no le corresponde dar lugar a la denuncia del fiscal Nisman contra la presidenta argentina, debido a que funge como suplente en la feria judicial de enero.

La jueza Servini de Cubría dijo que la feria judicial no está habilitada para dar lugar a la solicitud de indagatoria que presentó el fiscal Alberto Nisman contra la presidenta argentina Cristina Fernéndez y el canciller Héctor Timerman por el supuesto encubrimiento de Irán en el atentado a la  Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), en 1994.

De Cubría, quien suplanta al magistrado Ariel Lijo en la feria judicial de enero (una evento que enmarca el receso de los jueces para atender caos básicos durante un tiempo determinado) determinó que la causa AMIA no es un tema competente para tratar pues “no encuadra en ninguno de los supuestos que deben ser tratados durante la feria judicial" dado que "no se han acompañado los elementos probatorios que sustenten sus solicitudes".

Es decir, sería el juez Ariel Lijo, quien deba analizar si corresponde vincularla con la causa principal, considerando que los argumentos que presentó el fiscal como hechos nuevos. 

El fiscal presentó una denuncia de 300 páginas contra Fernández y Timerman, en la que señala que Argentina negoció con la justicia retirar los cargos contra Tehéran (capital iraní) en este caso para comprar petróleo barato a cambio de granos. 

Sin embargo, en el expediente del fiscal Nisman, quien asegura no haber sido manipulado en el manejo de la causa AMIA, hay datos sospechosos que fueron expuestos este jueves por Timerman en un comunicado, tras recordar que los ministros del presidente Néstor Kirchner,- nueve años después del atentado-estuvieron de su lado cuando Nisman intentaba esclarecer el caso señalando a “sospechosos iraníes”. 

“El secretario General de la Presidencia, Aníbal Fernández, recordaba que cuando se desempeñaba como Ministro del Interior de Néstor Kirchner debió convencer al Fiscal Nisman para que acompañara a la delegación argentina a la sede central de Interpol y solicitar órdenes de arresto contra los sospechosos iraníes. Nisman rehusaba viajar a pesar de que era su investigación la que se presentaba como prueba para pedir los arrestos. ¿Por qué se negaba y por qué sólo aceptó viajar luego de pedirle al agente del Servicio de Inteligencia, Jaime Stiuso, que lo acompañe a hablar con Aníbal Fernández?”, señala la misiva. 

Al parecer el agente Stiuso fungió, mientras que estuvo en el servicio de inteligencia, como espía de la dictadura y trabajó para la Agencia Central de Inteligencia (CIA) estadounidense y la Mosad. Además, manipulaba a los fiscales para que actuaran contra el Estado en el caso AMIA, razón por la que el Gobierno argentino lo separó del servicio.

“Nisman debería aclarar si la denuncia contra la presidenta tiene alguna relación con la reciente decisión de separar a Stiuso de los Servicios de Inteligencia o con la cercanía del inicio del juicio por encubrimiento (...)”, refiere Timerman en el comunicado. 

Imagen de la carta de Timerman a la Interpol 

 

Imagen de la respuesta de la Interpol al canciller argentino

Más temprano, el jefe de Gabinete del Gobierno argentino, Jorge Capitanich, calificó de “disparatada, absurda, ilógica, irracional, ridícula y violatoria de los artículos 75 y 99 de la Constitución Nacional", la medida de solicitar una investigación en contra de la presidenta argentina tras la firma del Memorando de Entendimiento con Irán en 2013 por el atentado a la mutual judía en 1994.

Nisman alega que la firma del memorando viola "atribuciones del Congreso de la Nación y del Poder Ejecutivo" y considera que la acción de la mandataria forma parte de un complot judicial con ayuda de “grupos de inteligencia internacional”.

Para Capitanich la denuncia de Nisman obedece a una "estrategia de carácter corporativo con algunos miembros y sectores del poder judicial y grupos mediáticos y económicos, con el objetivo no solo de hostigar al Gobierno de Argentina sino de pretender su desestabilización permanente en una clara actitud golpista".

 "Ha sido históricamente una férrea defensora para el esclarecimiento de este hecho doloroso para la historia argentina", dijo el jefe de Gabinete en defensa de las acciones la presidenta.

En contexto
El atentado contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) causó 85 muertos y 300 heridos el 18 de julio de 1994, dos años después de que una bomba explotara frente a la embajada de Israel en Buenos Aires y provocara 29 víctimas mortales.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.