• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El modelo no se presentará de forma definitiva hasta noviembre de 2016.

El modelo no se presentará de forma definitiva hasta noviembre de 2016. | Foto: Archivo

Publicado 3 noviembre 2015

El país escandinavo pondrá en marcha un programa piloto para examinar la capacidad de la renta básica en la lucha contra la creciente pobreza y desigualdad.

El Gobierno de Finlandia, específicamente la Seguridad Social de dicho país, tiene entre sus planes la primera propuesta seria para implementar un modelo de renta básica universal (pensiones) que, si finalmente se aprueba, permitiría que cada ciudadano cobre una mensualidad de 800 euros (882 dólares), sin tener que cumplir ningún tipo de condiciones. 

Lea aquí: Finlandia: Partido opositor gana elecciones al Parlamento

Así lo reveló la semana pasada Olli Kangas, director del departamento de estudios de Kela, el organismo finlandés en el que se concentran todos los pagos no sólo a pensionistas, sino también prestaciones tan variadas como el seguro médico nacional o el pago para desempleados.

Durante una primera fase piloto todos los ciudadanos, sin excepción, cobrarían 550 euros (606 dólares). Mientras tanto, quienes perciben actualmente alguna prestación podrían seguir cobrándola sin novedad.

Leer más: Finlandia endurecerá sus políticas contra los refugiados

Siempre conforme a la propuesta inicial de la seguridad social del país, que podría revolucionar su sistema de bienestar, en una segunda fase se sustituirían todas las prestaciones actuales (basadas en el nivel de renta) por un pago de 800 euros mensuales, tal como informa la radio televisión estatal.

La medida no se presentará de forma definitiva hasta noviembre de 2016, y será entonces cuando se conozca el calendario y el costo definitivo para este gigantesco experimento con uno de los instrumentos de política macroeconómica más controvertidos de las últimas décadas.

En un informe encargado por la Comisión Europea mostraba este año que los instrumentos clásicos del sistema de bienestar finlandés están empezando a ser inútiles para sacar a las familias de las crecientes bolsas de pobreza.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.