• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El sistema humanitario busca prevenir con sistemas de asistencias los efectos de la Niña para evitar que incrementen la inanición, hambruna y precariedad de agua.

El sistema humanitario busca prevenir con sistemas de asistencias los efectos de la Niña para evitar que incrementen la inanición, hambruna y precariedad de agua. | Foto: ONU

Publicado 2 enero 2018

Al menos 60 millones de personas se encuentran afectadas por la sequía que azota a varios países de África desde hace tres años. 

El fenómeno climático denominado la Niña podría afectar a más de 23 naciones ubicadas en África, especialmente a los que se encuentran al este de la región, informó el integrante de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA, por su sigla en inglés), Greg Puley. 

Puley advirtió que la Niña intensificará la situación de sequía que azota África desde 2015 y advirtió que podría desatar una crisis humanitaria. 

Los suministros de agua potable y la interrupción de distintas actividades relacionadas con la ganadería y el cultivo podrían empeorar.

El funcionario resaltó la necesidad de activar planes de prevención eficientes para atacar el problema y mitigar los efectos del fenómeno. 

Foto: 20minutos.es

“Se trata de evitar que las familias tengan que vender sus pertenencias, especialmente su ganado (...) no queremos que una nueva sequía resulte en necesidades humanitarias, con la distribución de comida y de agua”, afirmó Puley.

África pide asistencia internacional 

Más de 23 países africanos solicitaron a la comunidad internacional colaboración para prevenir los efectos negativos de este fenómeno.

“Tras años sufriendo condiciones de sequía, varios países han construido sistemas de alerta que les permite anticipar fenómenos que agraven la situación de las poblaciones pastorales", explicó el representante de la OCHA.

3, 7 millones de niños corren el riesgo de morir por hambruna en África. Foto: Europa Press

Asimismo, agregó que el Estado debe "invertir sin remordimiento",  ya que existen medidas de reforzamiento como asegurar la orilla de los ríos para prevenir inundaciones y otros sistemas de respuestas.

“Quizás se necesite invertir hasta 10 millones de dólares para reforzar las orillas de un río. Pero en comparación, se puede llegar a pagar entre 40 o 60 millones de dólares para ayudar a las poblaciones desplazadas por las inundaciones”, insistió Puley.

El impacto del Niño desde 2015

La situación en África cada vez se torna más crítica, especialmente para los habitantes de Somalia, Etiopía y el norte de Kenia, ubicadas en el Cuerno de África (la región oriental), que fueron fuertemente afectados por la sequía entre 2015 y 2016. 

El sistema humanitario busca prevenir con sistemas de asistencias los efectos de la Niña para evitar que incrementen la inanición, hambruna y precariedad de agua, alimentos que ya afecta al país.

>> ¿Sobrevivientes del ébola podrían evitar nuevas infecciones?


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.