• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • El jefe de los delegados de paz del presidente  Santos, Humberto de la Calle, expresó su confianza en que las instituciones colombianas aclaren el asunto de espionaje. (Foto: Archivo)

    El jefe de los delegados de paz del presidente Santos, Humberto de la Calle, expresó su confianza en que las instituciones colombianas aclaren el asunto de espionaje. (Foto: Archivo)

Publicado 13 febrero 2014

Lideres de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) manifestaron este jueves su repudio al espionaje llevado a cabo por el gobierno de ese país hacia los negociadores del Ejecutivo, líderes de izquierda y corresponsales que cubren los diálogos de paz en La Habana, capital de Cuba.

"En la delegación de paz de las FARC causa una gran molestia" el espionaje por parte del Gobierno, dijo a la prensa Iván Márquez, jefe negociador del grupo, al cierre del vigésimo ciclo de diálogos con el gobierno colombiano, que buscan acabar un conflicto armado de medio siglo.

"Me imagino qué pueden estar pensando los delegados del propio gobierno, porque realmente no tiene presentación que los servicios de inteligencia de un Estado espíen a sus propios voceros en una mesa tan trascendental, como ésta de La Habana, donde intentamos encontrar la solución definitiva a un conflicto tan prolongado", dijo Márquez.

En este sentido el jefe de los delegados de paz del presidente Juan Manuel Santos, Humberto de la Calle, se pronunció al respecto para expresar su confianza en que las instituciones colombianas aclaren el asunto.

"Nuestra actitud es confiar en que los mecanismos institucionales en marcha esclarezcan la verdad de lo ocurrido, tal como lo planteó el presidente Santos", afirmó De la Calle en una declaración leída ante los medios.

Humberto de la Calle, el alto comisionado de Paz, Sergio Jaramillo y el director de la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR), Alejandro Eder, encabezan una lista de personajes supuestamente espiados por un sector del Ejército.

El caso fue revelado el 4 de febrero por la revista colombiana Semana, según la cual un grupo de militares, exmilitares y expertos en informática presuntamente espiaron a los negociadores y a líderes de la izquierda colombiana desde una centralita en Bogotá (capital) que utilizaba como tapadera un restaurante.

Pese a todo este escenario el jefe negociador del Gobierno destacó que ambas partes iniciaron "la construcción de acuerdos en uno de los temas más sensibles de la agenda de conversaciones, como lo es la solución al problema de las drogas ilícitas". El tema de drogas es el tercero de la agenda de seis puntos y ambas delegaciones han consensuado hasta ahora los dos primeros: desarrollo rural y participación política.

"Estamos comprometidos en el propósito de encontrar una solución definitiva al problema de los cultivos ilícitos", dijeron ambas partes en su comunicado, anunciando que el próximo ciclo de pláticas comenzará el 24 de febrero.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.