• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Las partes continuarán las negociaciones para poner fin al conflicto armado.

Las partes continuarán las negociaciones para poner fin al conflicto armado. | Foto: Archivo

Publicado 8 abril 2016





Tras incumplir el plazo del 23 de marzo para firmar la paz, las delegaciones del Gobierno de Colombia y de las FARC-EP reiniciaron el pasado miércoles las negociaciones en La Habana.  

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejército del Pueblo (FARC-EP) esperan cerrar en el actual ciclo de negociaciones de paz un acuerdo sobre garantías de seguridad y desmonte del paramilitarismo, asunto que se trata en una comisión liderada por el general Oscar Naranjo y el jefe insurgente Pablo Catatumbo.

"Tratamos de culminar todo lo que tiene que ver con la seguridad jurídica, la seguridad personal y el desmonte y desarticulación de toda la estructura que sostiene el paramilitarismo", señaló Pastor Alape, miembro de la delegación de las FARC-EP en Cuba.

Alape adelantó que con el objetivo de tratar de sacar acuerdos, la comisión que lideran el general Naranjo y Pablo Catatumbo retomó este viernes el trabajo para llegar a un consenso en el desmonte del paramilitarismo y cumplir con las condiciones de seguridad que la insurgencia exige para su desarme. 

>> FARC-EP: Con paramilitares, crímenes y atentados no habrá paz

Incumplimiento 

Las delegaciones del Gobierno de Colombia y de las FARC-EP tenían previsto haber anunciado ese acuerdo en la fecha del 23 de marzo, aunque finalmente no fue posible.

Con complejos asuntos por solucionar como el cese al fuego bilateral, los tiempos de la dejación de armas y el número y condiciones de seguridad de zonas de ubicación de los insurgentes para su desmovilización.

"Hay que acabar con toda esa estructura regional y nacional que viene promoviendo la guerra y que han hecho grandes esfuerzos por que la paz no pueda librarse en Colombia", dijo Alape a la prensa cubana.

Paramilitarismo = Alianzas 

El jefe insurgente Pastor Alape aclaró que el problema del paramilitarismo es "muy profundo", debido a las "alianzas" de estas estructuras con sectores políticos y económicos, así como con las fuerzas de seguridad del Estado, cuya visión de la defensa nacional se basó durante mucho tiempo en "el anticomunismo y la contrainsurgencia".

"Eso implica que hay que profundizar partiendo desde la misma concepción de la defensa nacional que ha caracterizado al Estado colombiano", explicó Alape, quien destacó que también hay que "desmontar las estructuras políticas que alimentan ese problema".

>> FARC-EP piden no entorpecer diálogos de paz en Colombia

Sobre las negociaciones que el Gobierno del presidente de Juan Manuel Santos pronto iniciará con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), segundo grupo insurgente de Colombia, Alape indicó que se trata de dos procesos diferentes con el "objetivo común que es la paz".

"Las dos fuerzas (las FARC-EP y el ELN) nos hemos comprometido en alcanzar un acuerdo que beneficie a toda la nación, que realmente la paz la sienta la mayoría de los colombianos. Cada uno venimos de una experiencia, una historia de lucha, pero ahora nos ponemos a disposición de la construcción de la paz", explicó. 

En contexto  

Delegados de las FARC-EP y negociadores del Gobierno colombiano continúan con un nuevo ciclo de los Diálogos de Paz en la ciudad de La Habana, Cuba. A principios de 2016 los líderes de las FARC-EP, Timoleón Jiménez, Iván Márquez y demás voceros del grupo insurgente, vaticinaron que el 23 de marzo no se firmaría el acuerdo final, tal y como se había previsto desde el año pasado.
Los negociadores de paz de la insurgencia aseguran que el alcance del acuerdo final se ha frenado por "decisiones unilaterales del Gobierno" en temas que deben ser objetos de discusión en La Habana. 

>>  FARC-EP y Gobierno colombiano reanudan los diálogos de paz


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.