• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
"Otros países deberían jugar con las reglas que Estados Unidos y nuestros socios establecidos, y no al revés", aseveró el mandatario de EE.UU.

"Otros países deberían jugar con las reglas que Estados Unidos y nuestros socios establecidos, y no al revés", aseveró el mandatario de EE.UU. | Foto: EFE

Publicado 5 mayo 2016



El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó que es su país el que debe poner las reglas del comercio global y no países como China.

El convenio de Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP, por su sigla en inglés) le permitirá a Estados Unidos regular el comercio global, declaró el presidente de ese país Barack Obama.

"Estados Unidos debe escribir las reglas. Estados Unidos debe llamar a los disparos. Otros países deberían jugar con las reglas que Estados Unidos y nuestros socios establecidos, y no al revés", aseveró el mandatario estadounidense, según un artículo publicado en The Washington Post.

Asimismo, manifestó que no serán naciones como China los que escriban las reglas y criticó la Asociación regional Económica Integral, conformada por 16 países, incluido el gigante asiático, quienes buscan crear una zona de libre comercio.

"El mundo y las reglas cambian y es EE.UU., y no países como China, quien debe escribirlas”, sentenció Obama.

>> Obama espera cerrar acuerdo del TTIP antes de culminar su mandato

El dato: El pasado 24 de abril desde Alemania, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, señaló que el tratado comercial entre su país y la Unión Europea podría cerrar antes de que culmine su mandato este año.
Durante la visita de Obama a Alemania, unas 50 mil personas manifestaron en contra del TTIP.

>> Protestan contra el TTIP en Alemania ante visita de Obama

En contexto

El Tratado Transatlántico de Comercio e inversión es una ofensa contra los mercados locales, y muchos tratados de este tipo están siendo negociados en todo el mundo a espaldas y en contra de los intereses de la ciudadanía.

El TTIP busca convertirse en la mayor zona de libre comercio del planeta al incorporar un 60 por ciento de la producción económica global.

Una encuesta difundida por la fundación Bertelsmann señala que el 33 por ciento de los alemanes no desea el TTIP, frente al 17 por ciento que lo considera algo positivo, mientras que hace dos años el respaldo del acuerdo era del 55 por ciento y el rechazo, del 25 por ciento.

La mitad de los alemanes cree que el acuerdo conllevará recortes de los estándares de calidad de los productos, una caída del sistema de protección al consumidor y peores condiciones de empleo.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.