• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Pablo Catatumbo, miembro de la delegación de paz de las FARC-EP.

Pablo Catatumbo, miembro de la delegación de paz de las FARC-EP. | Foto: teleSUR

Publicado 4 diciembre 2016

En declaraciones al diario El Espectador, Pablo Catatumbo apuntó que la sociedad colombiana vive una coyuntura de una fragilidad enorme y "por ello debemos trabajar en clave de convergencia y no de disputas mezquinas".

"Hay que avanzar en la unidad de las izquierdas y de los sectores democráticos dispuestos a cumplir la implementación del Acuerdo Final de Paz", expresó Pablo Catatumbo, miembro de la delegación de paz de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejército del Pueblo (FARC-EP).

En declaraciones al diario El Espectador, Catatumbo apuntó que la sociedad colombiana vive una coyuntura de una fragilidad enorme y "por ello debemos trabajar en clave de convergencia y no de disputas mezquinas".

>> FARC-EP pide perdón a familiares de diputados del Valle

Sostuvo que Álvaro Uribe y el sector político que representa pueden ser un riesgo para la implementación del Acuerdo Final de Paz.

"Estamos en un contexto donde la contienda política ya no está en el plano de lo ideológico, sino en el contexto práctico en el que la vida de miles de personas depende de definiciones derivadas de la correlación de fuerzas. Lo que está de por medio son los más altos intereses de la patria: si Colombia da el paso a ser un país moderno, incluyente, democrático y con justicia social, o si permanecerá anclada al pasado, a la corrupción y al autoritarismo", manifestó.

Catatumbo se refirió a la amenaza que representa el paramilitarismo. "Es un tema que preocupa a todos los combatientes. No podrá ser cierto el cierre del ciclo de la guerra si perviven la guerra sucia, la persecución y el asesinato de los líderes de las nuevas expresiones políticas".

>> Colombia: Gobierno prepara paquete de indultos para las FARC-EP

Acerca de las elecciones de 2018, señaló que el país requiere de un dirigente político comprometido con la paz, dispuesto a implementar lo que se acuerde con las FARC-EP y el ELN, que genere unidad y que tenga el músculo para hacer de los acuerdos una realidad.

En contexto

El Gobierno colombiano y las FARC-EP concluyeron en agosto pasado una negociación de más de cuatro años en La Habana (Cuba) para poner fin a la guerra de 52 años que dejó 220 mil muertos y millones de desplazados. El 24 de agosto de 2016 las delegaciones de ambas partes anunciaron la firma del acuerdo final de paz.

En el marco del acuerdo de paz, que deberá ser implementado en el Congreso, las FARC-EP se comprometieron a reparar de forma material y simbólica a sus víctimas.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.