• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Contra la sanción procede un recurso de apelación ante la Sala Disciplinaria de la Procuraduría General de la Nación.

Contra la sanción procede un recurso de apelación ante la Sala Disciplinaria de la Procuraduría General de la Nación. | Foto: @Diario_sigloxxi

Publicado 8 febrero 2017

Un grupo de militares colombianos está implicado en el asesinato a sangre fría del mejor escuadrón antidrogas de la Policía en ese país. 

La Procuraduría General de la Nación (Colombia) destituyó e inhabilitó por 20 años el pasado martes a los 15 miembros del Batallón de Alta Montaña N° 3 del Ejército Nacional, quienes están implicados en la matanza de diez policías y un civil, ocurrida en Jamundí, Valle.

La masacre generó un gran rechazo en la opinión pública debido a que se trataba de un crimen a sangre fría en el que evidentemente los policías habían sido acribillados a corta distancia y con tiros de gracia.

La investigación, que duró diez años, siempre apuntó a 15 efectivos del Ejército, sin embargo, fue el pasado 7 de febrero cuando la Procuraduría emitió su decisión.

>>Nuevo Código policial en Colombia

La decisión señaló al teniente coronel Bayron Gabriel Carvajal Osoria; teniente Harrison Eladio Castro Aponte; cabo segundo José Aurelio Palacios Mosquera; sargento viceprimero Jaime Humberto Montenegro Castañeda; cabo tercero Élver Jesús Osorio González y a los soldados Pablo Emilio Riaño Caleño, José Alfredo Porras Mantilla, Mauricio Arcángel Ramírez Gallego, José Geiner Peñaranda Díaz, Carlos Fernando Erazo Riascos, Julián Andrés Pomeo Moren, Wilson Rafael Bohórquez Pineda, Nelson Enrique David Posso, Luis Eduardo Carvajal Peralta y Julio César Rosero Mestizo.

El Ministerio Público colombiano manifestó que los procesados no actuaron en cumplimiento del deber legal, debido a que las pruebas sostienen que los militares atacaron a los policías y no al contrario. Por tal razón, es injustificable que los enjuiciados continuaran con el ataque hasta lograr la muerte de las víctimas.

Las pruebas demostraron que los efectivos "atacaron mortalmente-desde distintos flancos y sin ser vistos-a los integrantes del grupo Comca, razón por la que no se satisface la condición positiva de la legítima defensa: el ataque violento, actual e injusto por parte de los policías contra los aquí disciplinados y, por ende, tampoco se cumple el aludido requisito negativo pues los aquí procesados fueron quienes - al dispararles a los policías provocaron la reacción de estos orientada, como es natural, a neutralizar la agresión de que fueron víctimas por parte de los aquí acusados".

>>ELN libera a soldado colombiano retenido en el Arauca

En razón de las pruebas el Ministerio Público sostiene que la acción del Ejército fue gravísima, ya que estos actuaron de manera consciente y voluntaria sin tomar en cuenta los derechos humanos de las personas que ahí se encontraban.

El dato
La masacre de Jamundí, Valle, a manos de miembros del Ejército no es la única ocurrida en Colombia. Durante los últimos años los colombianos han conocido cómo en diferentes lugares del país algunos militares asesinan a sangre fría no solo a civiles, sino también a efectivos policiales que luchan para combatir el narcotráfico.
Un informe de la Fundación Ideas para la Paz, año 2010, sostiene que militares y policías colombianos se encuentran ligados a bandas de narcotráfico en diez de los 32 departamentos del país. 

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.