• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La Dirección de Investigación y Análisis continúa con las investigaciones.

La Dirección de Investigación y Análisis continúa con las investigaciones. | Foto: Quadratin

Publicado 6 abril 2017

La Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) pidió a las autoridades mexicanas restablecer el estado de derecho y dar informe sobre la violencia contra la comuna indígena.

Al menos tres desaparecidos y 38 detenidos se suman a los cuatro muertos de la represión policial contra la comunidad indígena de Arantepacua, perteneciente al municipio de Nahuatzen de Michoacán, México.

Fuerzas policiales del estado de Michoacán atacaron este jueves a la comuna indígena de Arantepacua y mataron a unas cuatro personas, entre ellas a un estudiante universitario de esa localidad. La represión armada por parte de la policía mexicana contra los comuneros se desarrolla desde la mañana de este jueves, informaron medios locales.

Los pobladores de Arantepacua organizan una reunión para documentar los casos y determinar las acciones a seguir.

El Ombudsman de Michoacán, Víctor Manuel Serrato, emitió un comunicado oficial para condenar los hechos violentos que dejaron cuatro comuneros muertos y siete policías heridos.

La Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) hizo un llamado a las autoridades estatales para que se reestablezca el estado de derecho mediante el diálogo.

Asimismo, solicitó a las autoridades que participaron en el operativo informen sobre lo ocurrido y envíen personal a la comunidad purépecha para recabar la mayor cantidad de evidencias posibles que permitan determinar la actuación de los servidores públicos involucrados.

Librado Ángel, uno de los habitantes de Arantepacua, aseguró que la comuna indígena no usó armas en la confrontación y suplicaron a la Policía Michoacán que detuviera la masacre, pero fueron ignorados.

El titular de la CEDH, Víctor Manuel Serrato Lozano, calificó de preocupante la actuación de las autoridades de seguridad pública y el incremento de acciones de esta naturaleza que han dejado consecuencias lamentables para los pobladores de Michoacán.

También hizo un llamado a las distintas fuerzas del orden para que el uso de la fuerza pública se aplique en estricto cumplimiento de la ley, sin violentar los derechos humanos, y siempre apegados a los principios de racionalidad y proporcionalidad; además de observar los protocolos que para este tipo de acciones se tienen que implementar.

>> CNDH: 2016 no fue un buen año para los DD.HH. en México


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.