• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La corrupción una lastra para la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y para sacar de la pobreza a las poblaciones vulnerables.

La corrupción una lastra para la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y para sacar de la pobreza a las poblaciones vulnerables. | Foto: Pixabay

Publicado 9 diciembre 2017

Paraísos fiscales para la evasión de pago de impuestos, redes de sobornos y robo de capital de las empresas son algunos de los delitos que se apoderan de las economías en América Latina y que restan posibilidades al desarrollo. 

En los últimos años, la corrupción en América Latina ha tomado dimensiones alarmantes que quedan en evidencia con casos como los paraísos fiscales y sobornos en grandes empresas. 

Bajo el lema de trabajar unidos para alcanzar el desarrollo y una mayor seguridad, las Naciones Unidas celebra el Día Internacional contra la Corrupción.

De acuerdo con el organismo internacional, cada año se paga en el planeta un billón de dólares en sobornos y se fugan a través de la corrupción 2,6 billones, lo que equivale a más del 5 por ciento del Producto Interno Bruto mundial. Es pues la corrupción una lastra para la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y para sacar de la pobreza a las poblaciones vulnerables.

 

 

En América Latina, los casos más escandalosos ponen en evidencia a estas redes de corrupción y sus efectos. 

Papeles de Panamá

El escándalo sacudió al mundo en abril de 2016 con la publicación de 11 millones de documentos confidenciales que revelan la existencia de 214.488 paraísos fiscales utilizados por personajes multimillonarios.

Los documentos fueron filtrados del despacho de abogados de Panamá Mossack Fonseca y sacados a la luz por el diario Alemán  Sueddeutsche Zeitung, que a su vez compartió la información con el Consorcio In­ter­na­cional de Pe­rio­distas de Investigación (ICIJ por su sigla en inglés).

Estos papeles incluyen correos electrónicos, cuentas bancarias, bases de datos, pasaportes y registros de clientes de la firma, como deportistas, actores, escritores, cineastas, financistas, líderes mundiales y 143 políticos, sus familiares o personas allegadas, que han comenzado a ser investigados.

Estaban vinculados a estos paraísos fiscales 12 jefes de Estado o primeros ministros, como el argentino Mauricio Macri, quien fue absuelto por la Justicia de su país al considerar que no fue “socio ni accionista” de las empresas descubiertas.

 

 

Papeles del Paraíso

La última filtración sobre paraísos fiscales de 2017 sacudió nuevamente al mundo con 13,4 millones de archivos que comprometen a empresas rectoras internacionales, políticos, jefes de Estado, personajes del mundo del espectáculo y deportistas.

La información se centra en Appleby, uno de los tres estudios jurídicos más selectos del mundo dedicado al armado y la administración de estructuras societarias offshore complejas. 

Appleby, fundado en las Bermudas, tiene unos ingresos de 100 millones de dólares anuales y cuenta con más de 700 empleados en todo el mundo con paraísos fiscales en las Islas Caimán, lsla de Man o las Islas Mauricio. 

Sus principales clientes se concentran en América del Norte y Europa y destacan entre ellos empresas como Nike, Apple, Uber y Facebook, así como la reina Isabel II, el yerno del presidente Donald Trump, Jared Kushner; y y el secretario de Estado de Comercio de EE.UU., Wilbur Ross. 

Pero en América Latina también hay implicados. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, aparece como director de dos sociedades registradas en el refugio fiscal en Barbados. Aunque el presidente asegura que su relación con estas compañías acabó antes de asumir el cargo del ministro de Hacienda en el año 2000.

Odebrecht

La constructora brasileña que opera en al menos 27 países de América Latina y África, alcanzó con la corrupción hasta 11 países, con vínculos directos de altos cargos. 

La empresa se dedicó a pagar coimas millonarias para lograr nuevos contratos. Fue con el régimen de delación premiada que rige en Brasil que el presidente de la empresa Marcelo Odebrecht comenzó a señalar en 2015 a los implicados, incluidos al mandatario del país Michel Temer. 

En América Latina, los otros países involucrados fueron Venezuela, que recibió 98 millones de dólares en coimas; República Dominicana, 92; Panamá, 59; Argentina, 35; Ecuador, 33,5; Perú, 29; Guatemala, 18; Colombia, 11; y México, 10,5.
Entretanto, la constructora brasileña obtuvo en 15 años beneficios por más de 3.000 millones de dólares.

Comenzó entonces la investigación, con la colaboración de la justicia de los países involucrados. Las denuncias culpan a exmandatarios peruanos como  Alejandro Toledo, Alan García y Ollanta Humala, y el actual presidente Pedro Pablo Kuczynski, quien era ministro de Economía y presidente de Consejo de Ministros en el mandato de Toledo.

En Ecuador las autoridades se niegan a aceptar culpabilidades hasta tanto no se presenten pruebas concretas, y mantiene aún las investigaciones, como en otros países. 

 

 

 

 

 

 

 

 

Petrobras

El caso de la estatal petrolera de Brasil estalló en 2013 y se mantiene hasta la actualidad en investigación, hasta convertirse en el de mayor dimensión conocido en la nación.

La Operación Lava Jato, como se le conoce a la investigación, determinó que en la empresa funcionaba una red de lavado de dinero que operaba en Brasilia y en Sao Paulo y podría datar de hasta 10 años.

La red de corrupción se dedicaba a desviar fondos públicos, amañar contratos y pagar de sobornos. En total se apropió de forma ilegal de unos 2.000 millones de dólares solo entre 2004 y 2005, que fueron desviados por políticos y empresarios y luego lo transferían al extranjero.

Fue detenido por el caso el experto en blanqueo Alberto Yousseff, quien al ser detenido comenzó a señalar a los implicados bajo el régimen de delación premiada. Para 2014, ya había unas 24 personas detenidas en todo Brasil.

Sirvió el caso además para iniciar una cruzada judicial contra líderes del Partido de los Trabajadores (PT), entre ellos, la destituida presidenta Dilma Rousseff, y el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva.

Pdvsa

A finales de 2017, el presidente Nicolás Maduro ordenó una investigación y reestructuración de la empresa  estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

Hasta el momento, el Ministerio Público de ese país ha revelado que entre 2011 y 2017 la industria petrolera ha tenido pérdidas por corrupción calculadas en 16.9 billones de bolívares, lo que equivale a dos veces el presupuesto de la nación de este año.

Por estos hechos han sido detenidos hasta los momentos más de 60 funcionarios, entre ellos, el exministro de Petróleo Eulogio Del Pino y el expresidente de la compañía Nelson Martínez. La trama reveló contratos con sobreprecios en la estatal, empresas mixtas, y la filial en Estados Unidos Citgo Petroleum Corporation, que solicitó préstamos son la autorización del Ejecutivo venezolano. 

 

 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.